Una jueza de Québec se rehúsa a escuchar el caso de una mujer con velo

Una jueza de Québec se rehúsa a escuchar el caso de una mujer con velo

La jueza Eliana Marengo dijo que el velo no es adecuado para un procedimiento judicial.

El martes pasado, una jueza de Québec se rehusó a escuchar el caso de una mujer que vino a la sala de tribunal llevando puesto un velo, de acuerdo con la Canadian Broadcasting Corporation, o CBC, la emisora de televisión pública nacional del Canadá.

De acuerdo con una grabación de audio de los procedimientos, obtenida por la emisora canadiense el jueves la jueza Eliana Marengo le dijo el martes a Rania El-Alloul, que ella no estaba vestida apropiadamente para el juzgado que es un lugar secular. “Sombreros y anteojos, por ejemplo, no están permitidos. Y yo no veo porque los pañuelos en la cabeza no lo estén también, dijo Marengo.

“Las misma reglas deben aplicarse a todos. Yo por lo tanto no voy a escucharla si usted está llevando un pañuelo en su cabeza, de la misma manera en que yo no permitiría a una persona que se presente usando un sombrero u anteojos de sol en la cabeza (ya sea hombre o mujer), o ninguna otra prenda que no sea adecuada para un procedimiento judicial” dijo ella, antes de pasar a un cuarto intermedio de 30 minutos.

Cuando ella volvió, le dijo a El-Alloul que tenía dos opciones: sacarse el pañuelo, o solicitar una prórroga para obtener asesoramiento legal. El-Alloul dijo que ella no podía costearse un abogado y que tampoco quería posponer el caso, lo cual dio lugar a que Marengo aplace el caso indefinidamente.

El-Alloul estaba en el tribunal para presentar una solicitud de que se le devuelva el automóvil, luego de que hubiera sido incautado por la junta de seguros automotrices de Quebec, de acuerdo con la información brindada por CBC.

En una entrevista con la emisora, El-Alloul dijo que no podía creer lo que estaba pasando. “Cuando yo llegué el primer día, cuando aterricé en Canadá, yo estaba usando mi velo” dijo ella.

“Cuando juré por Dios ser una buena ciudadana canadiense, yo estaba usando mi velo, y estreché la mano del juez el mismo día en que me convertí en canadiense; yo estaba realmente muy feliz. Pero lo que pasó en la corte me dio miedo; sentí que ya no soy más canadiense” dijo ella.

El-Alloul dijo que quería pronunciarse, porque ella no quería que ninguna otra mujer musulmana pasara por lo que ella pasó.

“Cuando la jueza insistió en que yo me quitara mi velo, realmente sentí que ella me estaba hablando a mí… como si yo no fuera un ser humano. Yo no quiero que esto le pase a ninguna otra señora. Ella no merece ser jueza” dijo ella.

La CBC dijo que Marengo no respondió ante un pedido de hace comentarios sobre el hecho.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.