Ante la inminente desaparición de las consolas, hoy se inaugura “MADRID Games Week 2015”

Ante la inminente desaparición de las consolas, hoy se inaugura “MADRID Games Week 2015”

Se ha iniciado una campaña publicitaria que convoca a los adolescentes al “MADRID Games Week 2015” que se celebra del 1 al 4 de octubre en IFEMA bajo el eslogan “Te esperamos en la gran feria del videojuego”.

Ante la próxima defunción de las consolas se inaugura esta feria del videojuego, Los organizadores deben tener en cuenta que el nuevo Apple TV ofrece grandes oportunidades para los videojuegos. Además, los videojuegos en alta calidad disponibles en el sistema podrían suponer el fin de las consolas tradicionales, que necesitan muchos más cables y mandos, cediendo el paso a una experiencia conectada.

Una indagación efectuada entre dos mil adolescentes de la comunidad virtual Habbo Hotel coloca a las consolas y videojuegos entre las solicitudes preferidas por los adolescentes. Solo un 4% de los muchachos piden libros.

Para los padres el tiempo de ocio empleado con las videoconsolas no debería superar una hora diaria. Estos datos corresponden a una investigación efectuada entre cuatro mil progenitores de Reino Unido, Francia, Alemania e Italia. Los padres no se involucran en los juegos y seis de cada diez críos juegan en solitario.

Los videojuegos se identifican con una sociedad hipertecnificada. Estados Unidos, Canadá, China y Corea del Sur ya cuentan con fantásticas “clínicas de desintoxicación”. Los primeros presagios de adicción aparecen cuando los adolescentes deciden no alimentarse. Le sigue la ingesta de drogas para sostenerse despejados.

Por otra parte, los videojuegos son empleados por los muchachos como una disyuntiva al aislamiento. El chiquillo alivia sus bravuras con la máquina hasta el extremo de llegar a incomunicarse y le hace extraviar la noción del tiempo, aumentando actitudes violentas.

En ocasiones los videojuegos violentos o fanáticos son colgados en la red por organizaciones fascistas, racistas o delictivas para atraer adictos entre la juventud.

En la Universidad de Ámsterdam se ha evaluado que el 80% de los adolescentes de 18 años juegan, frecuentemente, a algún videojuego.

Por lo tanto, la formación y educación de los hijos requiere la actuación y el esfuerzo constante de los padres. Tratar de suplirlo con videojuegos es buscar algo tan utópico como conseguir una máquina para educar.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.