El primer ministro japonés reorganiza su gabinete, prioriza la revitalización económica

El primer ministro japonés reorganiza su gabinete, prioriza la revitalización económica

Shinzo Abe, el primer ministro japonés, llevó a cabo el miércoles una reestructuración de su gabinete, por primera vez desde que el anterior fuera lanzado en diciembre del 2012 y priorizó el tema de la revitalización de la economía del Japón.

El nuevo equipo incluye 12 caras nuevas e incorpora a cinco ministros de sexo femenino. Reporteros locales dijeron que la reestructuración, junto con los cambios en el equipo ejecutivo dentro del gobernante Partido Liberal Democrático (PLD), apunta a forjar reglas de largo plazo para el PLD, con el fin de tener un partido más solido.

El primer ministro dijo en una conferencia de prensa después de la reestructuración, que el nuevo gabinete va a poner la revitalización de la economía como su más alta prioridad. Abe retornó al poder a fines del 2012 e introdujo una serie de políticas económicas conocidas como “Abenomics”, en una jugada para incentivar la economía del Japón, que ha estado floja por un tiempo prolongado.

Los analistas dicen aquí que mientras el ministro de Finanzas, Taro Aso y el ministro de Estado para Política Económica y Fiscal, Akira Amari, sigan en sus puestos, el país continuará con sus actuales políticas financieras, marcadas por la flexibilización monetaria. La incorporación de cinco ministros de sexo femenino le hace eco a la “womenomics” de Abe, por cuanto el primer ministro tiene la esperanza de que ellas puedan convocar a más mujeres para que cambien sus hogares por las oficinas, a fin de agrandar el tamaño del mercado de la fuerza laboral del Japón.

El Japón está entrampado en su baja tasa de natalidad y en una sociedad que está envejeciendo seriamente. De acuerdo con los economistas, si en el país fueran movilizadas las mujeres en condición de trabajar, unas ocho millones de trabajadoras podrían ser agregadas a la fuerza laboral, y ellas podrían ayudar a aumentar el producto bruto interno del Japón en un 15 por ciento.

Aunque Abe dijo que “todas las cinco mujeres están bien calificadas para esos importantes puestos en el gabinete… No se trata del número. Yo tuve la intención de poner a las personas correctas, en los cargos correctos, dentro del gabinete” el hecho de haber incorporado una cantidad récord de ministros de sexo femenino tiene por sí mismo más que nada sentido simbólico, de acuerdo con los analistas locales.

Mientras tanto, en el marco de la reestructuración del gabinete, también se creó un nuevo puesto ministerial encargado de incentivar la economía regional. “Fortalecer las economías  regionales es uno de los mayores desafíos del renovado gabinete” dijo Abe, quien agregó: “Nosotros tenemos que abordar directamente los problemas únicos de esas regiones, tales como la declinante tasa de natalidad y las ‘sociedades super-envejecientes’ “.

El ex secretario general del PLD, Shigeru Ishiba, se hizo cargo del puesto. En la futura carrera por el liderazgo del partido, Ishiba es ampliamente visto como un rival clave de Abe, quien también encabeza el PLD. La jugada de Abe de incorporar a Ishiba al nuevo gabinete, fue interpretada como un intento de debilitar al potencial competidor, en tanto que la aceptación por parte de Ishiba de integrarse al gabinete, de acuerdo con los medios locales, fue para evitar un conflicto de facciones dentro del partido gubernamental, a fin de asegurar una gobernabilidad de largo plazo para el PLD.

En materia de política de seguridad, el primer ministro prometió conseguir apoyo público para la revisión de la postura en torno a la política de defensa del país, a la cual se opuso la mayoría del pueblo japonés. En julio Japón dio luz verde a sus Fuerzas de Auto-Defensa (FAD) para ejercitar el derecho a una auto-defensa colectiva, lo cual permitiría a las FAD combatir en ultramar, en contradicción con la constitución del Japón, que renuncia a la guerra y prohíbe que se utilicen las FAD fuera del Japón.

El nuevo ministro de Defensa, Akinori Eto, quien también preside el nuevamente creado ministerio a cargo de la legislación sobre seguridad nacional, desempeñará un rol clave en la supervisión de la legislación que dará cobertura legal a la decisión del gabinete de Abe sobre defensa colectiva, de acuerdo con lo que dicen los medios locales.

Sanae Takaichi, ex jefe de políticas del PLD, reemplazó a Yoshitaka Shindo como ministro de Asuntos Internos y Comunicación. Como Shindo, Takaichi, entre un grupo de legisladores japoneses, promovió visitas al tristemente célebre Santuario Yasukuni, que honra a 14 criminales de guerra japoneses clase A, de la Segunda Guerra Mundial.

Takaichi también pidió públicamente una nueva declaración sobre el tema de las “mujeres de solaz”, para reemplazar la reconocida mundialmente “Declaración Kono. ”

Los dos temas se relacionan estrechamente con los lazos del Japón con sus países vecinos, que sufrieron la brutal agresión del país. Las actuales relaciones del Japón con Corea del Sur y China están parcialmente tensas, debido a esos tópicos.

La tasa de aprobación para el anterior gabinete cayó recientemente a cerca de un 50 por ciento, desde un pico de más del 70 por ciento, debido a la aprobación del Proyecto de Ley de Secreto Especial, la luz verde para que las Fuerzas de Auto-Defensa del Japón ejerciten los derechos de auto-defensa colectiva, así como al aumento en la tasa del impuesto a las ventas, instrumentado en abril de este año.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.