Los españoles están hartos

Los españoles están hartos

Según los sondeos y encuestas los españoles están cansados de seguir con el bloqueo político. Y no es de extrañar, que de llegar a terceras elecciones, la abstención sería alta. Además, por si faltaba algo más, Rajoy quiere volver a intentar ser investido tras su reciente derrota. Sabiendo de la rotunda negativa del PSOE no tenía que haber aceptado la propuesta de intentar ser investido, porque era algo abocado inexorablemente al fracaso, como así ha sido. Si el presidente en funciones hubiera contado con posibilidades reales y con la confianza de lograr la investidura con una cierta holgura se justificaría mejor  su intento de ser investido.

La intención de voto en las probables terceras elecciones sería casi idéntica, parece ser, excepto con Ciudadanos que podría perder más votos al ser considerado un partido que no es útil.

Y, mientras tanto, Sánchez se ha postulado como el líder de un cambio político progresista que agrupe a otras fuerzas y se plantea como alternativa política viable frente al PP. Pero no parece muy convincente, si se piensa lo que ha sucedido hace meses en relación con sus conversaciones con los dirigentes de Unidos Podemos.

Una considerable parte de la ciudadanía está más disgustada que antes, porque ve que la situación de bloqueo se extiende en el tiempo, sin visos de solución. Se está hablando de un independiente como candidato a la presidencia, pero, de momento, solo son especulaciones, sin concreción real.

Creo que la prioridad ahora es que Sánchez negocie de verdad con Podemos y otras fuerzas políticas del arco parlamentario para intentar lograr un apoyo suficiente para optar a ser  serio candidato a la investidura. Pero, si todo se reduce a  un juego político más para ganar tiempo y seguir al frente del partido socialista considero que es una estrategia equivocada y perjudicial para el país.

Rajoy y el PP creen que después de las elecciones vascas y gallegas del 25 de septiembre van a contar con más escaños o apoyos, pero son ilusiones que no van a ser realidad, por lo que dicen los dirigentes de los partidos nacionalistas. Considero que ya está bien con un intento fracasado y ahora debería ser el turno de Pedro Sánchez, aunque también pueda perder.

Si no es posible  un gobierno de izquierdas, por razones aritméticas, no sería mala idea que fuera presidente un político o intelectual de prestigio, independiente o no, como figura  de consenso que supiera y tuviera el valor de aplicar medidas eficaces contra el paro, la desigualdad, la pobreza, etc. Un programa de mínimos que mejore la sanidad, la educación, las pensiones, la política de vivienda, etc., aplicado con coherencia y profundidad en la sociedad española que tanto lo necesita, casi se diría que lo está pidiendo a gritos.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.