Más allá del rebujito y el jamón: por una Feria de “Abril” segura

Más allá del rebujito y el jamón: por una Feria de “Abril” segura

– El riesgo de caídas, intoxicaciones alimentarias y etílicas se incrementa durante las fiestas

Acierto.com analiza cómo disfrutar de una Feria sin riesgos

Durante toda esta semana Sevilla se viste de gala para acoger la Feria de Abril, un evento cuyos orígenes se remontan a 1847 y que este año ha llegado con retraso pero no menos ilusión. Y es que, junto con la Semana Santa, se trata de una de las citas más importantes de la comunidad, tanto que conllevará una afluencia de casi medio millón de visitantes diarios al recinto ferial y un impacto económico que rondará los 800 millones de euros. Sin embargo, la Feria también conlleva ciertos peligros asociados a la masificación, a los niveles de ruido, etcétera. Unos peligros que, junto con otros datos, ha querido analizar el comparador de seguros Acierto.com.

El ruido y las caídas, un riesgo para nuestra salud

Así, el riesgo de caídas se incrementa notablemente con las aglomeraciones, en especial en conciertos y similares. Para salvaguardar nuestra integridad física evitaremos desplazarnos corriendo en caso de alarma, e intentaremos mantener el orden. Si hablamos de los desplazamientos en coche, extremaremos al máximo las precauciones, sobre todo porque una de las principales actividades de la Feria es la gastronomía, acompañada del rebujito, la manzanilla y el fino, entre otros.

Otro riesgo que aumenta es el de intoxicación alimentaria, con los alimentos expuestos al aire libre, la manipulación sin guantes y otras prácticas habituales. Aquí deberemos fijarnos en el estado de los alimentos y las condiciones del lugar.

Respecto a los niveles de ruido, se trata de uno de los riesgos para la salud más ignorados por los españoles -y consecuentemente menos evitado-. De hecho, una exposición inadecuada puede conllevar desde trastornos fisiológicos como la pérdida de audición, hasta otros como el estrés, problemas del sueño, y la reducción del rendimiento laboral. Incluso -y si este supera los 80 decibelios- puede aumentar la agresividad. Si esta exposición es continuada se asocia a la hipertensión y enfermedades cardíacas.

Razón de más para intentar alejarnos de entornos muy ruidosos o para alejarnos lo máximo posible de los focos emisores (altavoces, por ejemplo). Además, si acudimos a un concierto, resulta recomendable hacerlo con unos tapones finos que nos protejan del exceso de ruido. Y tampoco pueden faltar las revisiones periódicas al especialista.

Aquí cabe comentar la iniciativa de este lunes llevada a cabo por la Asociación Asperger-TEA Sevilla, que ha logrado que se reduzcan los niveles de ruido -sirenas, música, etcétera- de tres a siete de la tarde para que los niños con autismo puedan disfrutar de las atracciones.

Casetas aseguradas

Si hay algo emblemático de la Feria son las casetas. La clave es que el sevillano convierta la Caseta en su casa, y que en ella atienda a sus familiares y amigos como un buen anfitrión. Es por eso que no faltan el Fino ni la Manzanilla, así como el marisco, el jamón, la música y las palmas. Sin embargo y más allá de la diversión, en la caseta no debería faltar otra cosa: un seguro que cubra a sus ocupantes en caso de accidente.

Lo habitual es contar con uno de responsabilidad civil, aunque algunos ayuntamientos exigen que, además, se contrate uno de incendios. Estas pólizas habitualmente contemplan una cantidad de cobertura mínima y se encargan en caso de daño a terceros en las actividades desarrolladas en la caseta, como caídas accidentales, etcétera. En cuanto a la póliza de incendios, suelen cubrir contingencias como el incendio, caída de rayo sobre la caseta, explosión y similares.

Además de las casetas, también deberían contar con un seguro las atracciones y cacharritos, sobre todo si tenemos en cuenta los precedentes. Y es que el año pasado ocho personas tuvieron que ser evacuadas de una atracción que sufrió una avería. La incidencia no fue la primera de este tipo, sino que en 2014 una niña fue víctima de una descarga eléctrica que le costó la vida al bajarse de “la olla loca”.

Así e independientemente de las exigencias de cada Ayuntamiento respecto de la ubicación, características, medidas de seguridad, etcétera; contar con una póliza de Responsabilidad Civil resulta necesario para cualquier atracción. Este será quien responda ante cualquier lesión que pueda sufrir un niño o tercero. En concreto cubre los gastos legales de la posible reclamación interpuesta por los padres y la indemnización que se dictaminase. También es importante que el propietario tenga su propio seguro de autónomos.

Otras recomendaciones del comparador de seguros Acierto son seguir cuidando de nuestra alimentación durante esos días y evitar el exceso de alcohol y fritos. ¿Por qué es tan importante? Pues porque, para empezar, hasta 8 de cada 10 enfermedades podrían prevenirse de esta manera.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.