El jefe de la CIA no ve información útil producto de los interrogatorios

El jefe de la CIA no ve información útil producto de los interrogatorios

El jefe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) admitió el jueves que no había prueba alguna de que se hubiera conseguido información útil de las brutales técnicas de interrogatorio usadas por la agencia con detenidos del terrorismo.

John Brennan, en una inusual conferencia de prensa televisada que tuvo lugar en el cuartel central de la CIA, en Langley, Virginia, admitió prácticas “no autorizadas” y “aberrantes” realizadas por algunos agentes, diciendo que era “incognoscible” si las llamadas técnicas acentuadas de interrogación, han producido o no, información de inteligencia clave.

“Nosotros no hemos estado a la altura cuando se trató de que algunos agentes tuvieran que rendir cuentas por sus equivocaciones” dijo él, agregando que el uso de métodos coercitivos tiene una gran probabilidad de producir información falsa porque “si alguien está siendo sometido a una batería de estas técnicas, ellos dicen algo para que sean detenidas esas técnicas”.

“Y así, ha habido un montón de estudios, hechos a lo largo de los años, acerca del valor de diferentes tipos de métodos de interrogación y de si los métodos coercitivos podían o no llevar a obtener información útil, que de otra manera no podría ser conseguida” hizo notar el jefe de la CIA.

Pero Brennan aseveró que la CIA “hizo un montón de cosas correctamente” en un tiempo donde “no había respuestas fáciles”, diciendo que los agentes de la CIA estaban actuando bajo las directivas de la administración Bush de que las técnicas duras eran legales.

La CIA fue puesta más en foco luego de que el martes pasado se emitiera el informe del Comité de Inteligencia del Senado, en el cual fueron ofrecidos detalles sobre los brutales métodos de interrogación de la CIA a lo largo de los años, luego de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 en tierra firme de los EE.UU.

Entre los métodos estaba el ahogamiento simulado, las amenazas sexuales y la privación de sueño, aunque el informe concluyó que las técnicas eran en gran medida ineficaces y mal manejadas.

Las revelaciones han provocado indignación y clamores de justicia a lo largo del mundo.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.