Filosofar

Filosofar

La filosofía forma parte de la realidad vital de los seres humanos. Y aunque surgió en las calles y plazas y al aire libre, también vive en la enseñanza y la discusión de ideas. Cada vez es más necesario filosofar ante los retos de la civilización actual. Es inteligente apostar por la filosofía.

El sentido y la capacidad de orientar la existencia es algo propio y característico de la actividad filosófica con su función crítica. La velocidad del pensamiento trata de buscar soluciones a los infinitos desajustes de la realidad. La búsqueda de la verdad es una de las grandes tareas de la reflexión filosófica. Como escribe Marina Garcés en su libro Filosofía inacabada la filosofía es: «Necesaria  para la vida concreta de cada uno de nosotros y necesaria para la vida colectiva de las sociedades».

La amplitud y diversidad del pensamiento humano es inabarcable, aunque se proyecte siempre sobre la propia finitud de cada sujeto pensante. Comprometerse con la justicia, la igualdad, la solidaridad, la paz, y con los restantes valores éticos es una de las cuestiones esenciales que sigue siendo indispensable, tanto en el  presente como  en el futuro.

Parece que el modelo de sociedad está siendo cuestionado y discutido, y también está en riesgo de agotarse. Aunque el cambio social es imparable, y está por ver el nuevo tipo de sociedad que está empezando a surgir. El gran problema del calentamiento del planeta es la prueba de las consecuencias de los excesos del industrialismo en el mundo, y de la excesiva explotación de los recursos.

De todos modos, es indudable que pensar y escribir son prácticas de transformación de la realidad muy potentes. Como dice Marina Garcés: «Pensar es volver a pensar y escribir es transformarse». En efecto, la fuerza transformadora del pensamiento, y de la creación escrita es prodigiosa. Repensar es otra de las características de la actividad del intelecto. La capacidad sentiente e imaginativa es uno de los resortes fundamentales para una reconfiguración de posibilidades y reacciones ante la complejidad de la realidad que nos corresponde vivir.

El análisis y examen de las cosas reales y de la situación social, económica, política, etc., es algo crucial para buscar las soluciones más justas y solidarias a los múltiples problemas de las colectividades humanas y de los individuos. Por tanto, la enseñanza de la Filosofía debe seguir existiendo en la Enseñanza Secundaria, con el mismo número de horas que hace unos años, porque también se puede aprender a pensar, argumentar, debatir, discutir, escribir, investigar, etc.

 

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.