Cristianos contra corriente: «Mamá, quiero hacer la Primera Comunión»

Cristianos contra corriente: «Mamá, quiero hacer la Primera Comunión»

Las empresas dedicadas al diseño de trajes para los niños con motivo de la Primera Comunión se encuentran en plena actividad. Estas fechas son las mas apropiadas para llevar a cabo estas celebraciones. Sin embargo, las campañas publicitarias dedican una escasa inversión dineraria.

«Son experiencias nuevas que están surgiendo alrededor de esta celebración», señala Juan Luis Martín Barrios, director del Secretariado de Catequesis de la Conferencia Episcopal Española, que explica cómo «con motivo de la Primera Comunión, niños que no habían sido bautizados piden ahora el bautismo».

La Conferencia Episcopal no ha cuantificado cuántos de los 250.000 niños que cada año reciben la Primera Comunión han sido bautizados para ello poco antes. Solo que en 37 de las 69 diócesis fueron 1.269 niños en 2011. Ese mismo año y en esas mismas diócesis recibieron el bautismo 165 adultos», señala Martín Barrios, quien advierte de que «el caso de adultos que no recibieron la fe de sus padres y ahora la solicitan también está creciendo en España». Según la Oficina de Estadística y Sociología de la Iglesia, un total de 10.345 personas mayores de 7 años fueron bautizadas en 2011, 2.323 más que en 2005.

Los catequistas piden a los niños «que no se centren en los regalos y que a la vez sea un día de poder compartir con los pobres». Se pide que los propios pequeños entreguen una cantidad, de lo que reciben, a otros niños necesitados «para que tomen conciencia de lo que significa la relación de recibir la eucaristía y la caridad con los pobres», subraya Martín Barrios.

La decisión de los niños de hacer la Primera Comunión colisiona con la negativa de alguno de los padres, sobre todo en los casos de separaciones o divorcios. «Nos llegan cartas de padres separados que pretenden que no se les dé la comunión a sus hijos», relata el director del Secretariado de Catequesis, que explica cómo «si el padre o la madre acompañan al niño que quiere hacer la comunión, la Iglesia no puede negársela porque es un derecho del niño».

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.