Platón y el conocimiento

Platón y el conocimiento

Platón es uno de los padres de la Filosofía occidental. Y se comprende perfectamente, porque ha tratado en sus diálogos sobre numerosas ideas y cuestiones que conforman y constituyen la realidad humana.

En el campo de la epistemología o teoría del conocimiento la doctrina platónica es especialmente brillante y profunda. Aunque es cierto que en su diálogo Teeteto sostiene el gran filósofo ateniense que el conocimiento auténtico es infalible y objetivo, puesto que es riguroso y preciso y es la expresión o plasmación del universal también indica que puede ser difícil de alcanzar, en ocasiones.

Platón es consciente de que la búsqueda  de lo verosímil es también plausible en determinados ámbitos de lo cognoscible. El pensador heleno busca aplicando la inteligencia definiciones claras y científicas.

La contraposición entre el mundo sensible y el inteligible o de las Ideas es la clara manifestación de un dualismo ontológico o de la realidad y lo es, simultáneamente, de un dualismo epistemológico o relativo  a la teoría del conocimiento. Ya que en la filosofía platónica que es sistemática se puede analizar una indudable trabazón entre las ideas o symploké y una evidente comunicación entre las formas ideales o esencias o koinonía.

Para Aristocles o Platón  está claro que el alma humana estuvo antes de nacer cada hombre o mujer en el mundo de las Ideas y que se ha incorporado a cada sujeto con su nacimiento. El cuerpo para el filósofo griego es la cárcel del alma. En este planteamiento sigue la senda abierta por el pitagorismo y el orfismo. La reminiscencia o anámnesis es el concepto teórico que explicita que saber es recordar. Es lo que afirma Platón.  Al ver las cosas sensibles el alma de cada individuo es capaz de recordar lo que vió en el mundo inteligible y que está en su alma o capacidad de pensar.

La teoría de la reminiscencia está desarrollada en el Menón que es un diálogo platónico. Por medio de preguntas Sócrates logra que un esclavo convenientemente interrogado descubra un teorema matemático.

En relación con la gnoseología platónica el símil de la línea aclara admirablemente el proceso de conocimiento tal como lo entiende y elabora Platón. Se puede decir que desde la ignorancia o el desconocimiento hasta el saber o el conocimiento es preciso un desarrollo de la mente.

Para el maestro y amigo de Aristóteles existen dos ámbitos principales en el camino del saber que son: la opinión o doxa y el conocimiento o episteme. Eikasía es el primer peldaño de la opinión. En consecuencia, no es saber, ya que se fundamenta en el engañoso mundo de las apariencias sensoriales. Por tanto, es, en realidad, algo ilusorio.

Pistis es el segundo nivel de la doxa u opinión. Abarca el mundo de las creencias y de aprehensión o percepción de las cosas físicas o sensibles de la realidad material. Curiosamente para Platón la Física es un saber relativo, aunque se entiende si se piensa en los cambios continuos propios del mundo real o sensible. Actualmente con una epistemología más potente y una ciencia mucho más desarrollada el conocimiento físico es científico.

La Dianoia es para Platón la primera parte  de la episteme o conocimiento científico. Se utilizan hipótesis  y no es absolutamente racional. En el último nivel o Noesis se alcanza el conocer puramente racional. Es la manifestación absoluta de lo filosófico o del saber puro y auténtico. Porque  se captan las ideas y la idea de Bien que para Platón es la suprema.

A la Noesis le corresponde la Dialéctica como ciencia. La dialéctica ascendente o synagogé  asciende en abstracción desde las cosas sensibles  y continua por conceptos cada vez más universales hasta llegar a las ideas. Se va desde lo particular hasta lo universal. En cambio, en la dialéctica descendente o diaíresis el proceso es inverso. Se procede desde lo universal a lo particular por sucesivas divisiones. Por ejemplo, se reconoce a un pez concreto descendiendo desde su clasificación como animal, vertebrado y acuático.

Para este pensador griego existe un deseo o anhelo de saber y belleza que está explicado en su diálogo Banquete y que da forma a su teoría del Eros o del Amor como búsqueda de le conocimiento y de la belleza. No hay que olvidar que las tres ideas fundamentales para Platón son el Bien, la Verdad y la Belleza y están interrelacionadas en su sistema filosófico que es un idealismo.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.