Rajoy no conseguirá la investidura

Rajoy no conseguirá la investidura

A pesar de las declaraciones de Pedro Sánchez en el partido Popular parece que no quieren aceptar la situación.  Saben que sin la abstención del partido socialista no podrán formar gobierno, pero en una especie de huida hacia adelante, no se dan por vencidos. Como, aparentemente, todo es posible, no desisten en su propósito sabiendo que los números no dan, aunque sea por poco.

Además el PP sabe que tendrá un otoño cargado de procesos sobre corrupción, lo que dificulta aún más las cosas. Las 11 abstenciones que le faltarían, en la segunda votación para lograr la investidura por mayoría simple no son logrables en los días que quedan.

Porque parece que los partidos nacionalistas vacos y catalanes no están por la labor de dar su apoyo parlamentario a Rajoy. Y aunque el PP pide apoyo a PNV  y al Partit Demócrata Catalá no es esperable que lo consiga. De todos modos, Rivera, por si acaso, ya advierte de que no son compatibles con lo que defiende Ciudadanos y con su acuerdo. Ya que las contrapartidas que pueden exigir los nacionalistas a cambio del apoyo en la investidura puede que no sean aceptables.

Las líneas rojas que no deben ser sobrepasadas por cualquier negociación entre partidos son, a mi juicio, la creación de empleo estable y de calidad y también el aumento de la protección social para todos los ciudadanos que de verdad la necesiten. Lo demás, ya no es tan esencial, aunque sea importante. En este sentido, que el PP discrepe y no esté de acuerdo con el contrato único  o con medidas para incentivar a los autónomos, por miedo al posible fraude parece más bien una excusa de poca entidad. Porque los engaños a la Administración se pueden descubrir con controles muy minuciosos y estrictos, que son los que generalmente se realizan por norma.

Otra cuestión es el coste económico de estas medidas, pero si se aplican bien y están coherentemente estructuradas darán buenos resultados y compensarán sobradamente.

Existe en España demasiado empleo basura de poca calidad y una desprotección de las pequeñas empresas, que son el tejido productivo fundamental de nuestro país, algo dicho reiteradamente por los expertos. Y la precariedad en el trabajo y la excesiva temporalidad del mismo está perjudicando el nivel de vida de muchos ciudadanos.

Va siendo hora de que haya una mayor igualdad salarial o de ingresos. Y que se incentiven  mucho más los contratos indefinidos, por parte del ejecutivo que llegue a gobernar  después de las terceras elecciones del 25 de diciembre.

Está claro que las próximas semanas pueden ser apasionantes por la cantidad de interrogantes y por la incertidumbre ante el panorama político que se aproxima. La crisis de la democracia española parece que está en su pleno apogeo.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.