Van a desaparecer los discos, DVD…

Van a desaparecer los discos, DVD…

Según Kees Schouhamer, que se le considera el padre del CD; DVD, Blo-ray, no habrá un soporte sucesivo o cuarta generación. O dicho de otro modo tres generaciones-pasos-evoluciones tecnológicas condenadas a desaparecer.

Parece ser que las ventas en DVD en el año dos mil fueron de 21.200 millones de dólares, en el año 2.010 la cifra ya había decaído a seis mil millones de dólares.

Hay analistas, incluso ponen una fecha, que todos los soportes físicos de almacenamiento, en el año 2.025 podrían haber prácticamente desaparecido, debido a Internet, debido a la “nube” de Internet.

Sin entrar en otras introducciones, creo que deberíamos reflexionar, y especialmente la industria de este sector:

– Es obvio y evidente que los CD y DVD y otros sistemas, según la biblioteca del Congreso de Washington tiene una grave limitación, que su permanencia o durabilidad física de la información, sin entrar en la cuestión de la evolución del software es de quince o veinte años.

Pero es o ha sido o podría seguir siendo, de resolver este problema, “las piedras con textos escritos para el futuro”, o dicho de otro manera, teselas de escritos en piedra han permanecido con nosotros, incluso enterradas varios miles de años, después o al mismo tiempo, pasamos a la arcilla cocida, y éstas han permanecido cuatro mil años, después al papel, y ha estado con nosotros y sigue, varios siglos de permanencia de lo escrito o dibujado.

Estimo que es un error, que estos sistemas, y sus evoluciones, se hablaba de una cuarta generación de dispositivo de almacenamiento de información que podría perdurar varios cientos de años, pero que está en investigación, un soporte en base al cuarzo, si mi memoria no me falla.

– A mi modo de ver, es absolutamente necesario, que la persona individual, grupos o colectivos, dispongan de un soporte físico dónde puedan almacenar información, escritos e imágenes o música, y que puedan enviarlo en forma de soporte físico a otra persona, y que ese soporte físico o material, con dicha información pueda permanecer en la historia humana, varias décadas, con potencial para varios siglos.

Con esto, no estoy en contra de todos los sistemas actuales y futuros que puedan surgir y crearse o inventarse o diseñarse. Pero es absolutamente necesario que la información que un individuo emite o crea o diseña o piensa o siente, pueda tener un soporte físico, y ese soporte físico pueda permanecer en el tiempo. Ciertamente, es necesario que evolucione hacia una cuarta generación, nuevas tecnologías, que no solo almacenen más información, sino que perduren sobretodo más tiempo. O al menos las actuales sigan siendo industrial y económicamente viables, con un precio reducido como hasta ahora.

Un libro de mil páginas en papel, si el papel es relativamente bueno, y si está relativamente bien cuidado, puede perdurar tres o cuatro o cinco siglos. Por lo cual, esa información que en su momento, pudo considerarse buena o mediocre o regular, nos ha llegado hasta nosotros. Los archivos y bibliotecas, sin menoscabo de la enorme cantidad de libros y documentación que se ha perdido, por todos los avatares históricos, están llenos de información en forma de libro, que perdura desde el principio de la imprenta.

A mi modo de ver, que un libro en papel, de mil páginas, una persona, pueda tenerlo en su ordenador, y además de publicarlo potencialmente en papel, pueda hacerlo y grabarlo en un Dvd y, materialmente enviarlo a otra persona, a mil kilómetros de distancia, en forma física y material, y que esa persona, pueda abrirlo, leerlo o grabarlo en otros sistemas, guardarlo en su ordenador o realizar diez o quince copias, y así perdurar. Creo que este sistema, sin negar sus limitaciones, como anteriormente indiqué me parece casi un milagro tecnológico.

No sé si somos conscientes, que una enciclopedia, con cien tomos, con docenas de miles de páginas, se pueda grabar y conservar, textos e imágenes, e incluso sonidos, etc., que pueda materializarse en diez o doce discos DVD. Me parece que esto es en sí un milagro. Y ese milagro no podemos dejar que muera y se muera. Ciertamente se debe intentar perfeccionar.

– Confiar todo en servidores internacionales, se denominen nubes o de otra manera, se creen nuevas tecnologías en este sentido, a través de entrada con los móviles u otras invenciones que se hacen, pero que toda la información del mundo, o casi todo, individual y colectiva, quede relegada y almacenada en esos dispositivos, me parece un peligro enorme.

Porque mirando la historia del pasado, conflictos sociopolíticos, destrucciones de la naturaleza, eventualidades humanas o naturales, o ambas cosas, simplemente una tormenta solar de gran influencia, puede terminar con todo lo archivado y grabado durante décadas, con una cantidad enorme, ingente de conocimiento, de investigación, de creatividad, de imaginación, de cientos de millones de personas. Y producirse en el futuro, lo que muchos temen sucederá con nuestra época un “desierto documental y de información de hoy hacia el futuro”.

No es cuestión es que usted, con un sistema u otro, pueda enviar el equivalente a mil páginas en papel, enviarlo a través de correo electrónico o almacenarlo en la nube, que al final tiene un soporte físico en alta mar o en las profundidades de la tierra. Sino que además de esos artilugios, yo tenga un “soporte físico”, dónde se pueda materializar esas mil páginas escritas equivalentes en papel, y yo con un soporte físico y material, pueda enviarlo por correo físico a otra persona, que pueda vivir y existir a diez mil kilómetros.

Y además que ese soporte físico, teniendo en cuenta, las evoluciones que se deben crear o inventar, pueda permanecer y durar, cien años, ciertamente, teniendo en cuenta los cambios en software.

– Por lo cual, invito y sugiero a toda la industria mundial en estas ramas, que no dejen de investigar en crear soportes físicos de almacenamiento de información, que tengan un precio asequible, y que se pueda almacenar, al menos la misma cantidad de información que ahora se realiza en los DVD, y que pueda permanecer con nosotros cien años en ese mismo soporte, sin autodestrucción, y que se pueda enviar a otras personas, de forma física o material… Que alguien pueda recibir el equivalente a mil o diez mil páginas en papel, en un DVD, y que pueda leerlo, pero no borrarlo o destruir la información, sino almacenarla, creo que esto es o sería uno de los milagros del tiempo actual. Porque no olvidemos que no se está hablando, de una nueva evolución, en soporte material, sino la desaparición…

A mi modo de ver, es absolutamente necesario, tener un dispositivo material de almacenamiento de información, que el emisor pueda grabar una información, enviarla materialmente, y el receptor pueda leerla y no borrarla. O dicho de otro modo, cuando las cintas de video, enviabas una grabación y el receptor podría reutilizar dicho soporte. Ahora con las memorias externas, que pueden conservar un TB, puedes enviar una ingente información, pero el receptor puede borrarlo y reciclarlo y reutilizarlo.

Esto es lo que estimo debería cambiar, sin negar que se pueda realizar, esta manera de reciclaje y de constante regrabación, creo que una línea de investigación en software, creo que posible, que exista un dispositivo de gran memoria, un disco de memoria exterior, como ahora se indica, que se pueda materializar una información y no se pueda borrar o reciclar, solo conservar. Y este sistema pueda ser accesible para el público en general. Esta sería una segunda línea a desarrollar…

Creo que las administraciones públicas, deberían interferir en este tema, y de algún modo sugerir, e investigar con sus organismos científicos y tecnológicos, para que esta realidad no muera, sino que permanezca y evolucione en este sentido, sin menoscabo de otros.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.