Posibles problemas matemáticos, XXIII

Posibles problemas matemáticos, XXIII

No sé por qué, me he hecho durante toda la vida preguntas o cuestiones, que son lógicas o matemáticas. Y toda la vida, me he preguntado y buscado como se podría pasar todo lenguaje filosófico y de las humanidades a la lógica.

Cosa que se podría hacer, y debería ser obligatorio ya en filosofía, existir un doble lenguaje, el lenguaje oral natural y al lado el lenguaje lógico de esa misma cuestión. Pero también me he preguntado, si algunas cuestiones filosóficas y de humanidades podría tener un lenguaje matemático. Aquí planteo algunas, que no sé si ya están resueltas, o si tienen algún sentido o valor. Quizás, especialistas en estos temas, puedan dilucidar o resolverlas, o ya indicar que se han solucionado, o encontrar quizás otros mecanismos de solución.

1ª Cuestión o problema.

Si multiplicamos tres por tres por tres, el resultado es 27.

¿La cuestión es cuántos números primos surgirían de multiplicar un número primo consigo mismo, dos o tres o cuatro o cinco veces o n veces? ¿Sería una variedad de la conjetura de Goldbach?

2ª Cuestión o problema.

a) Si tomamos un número primo, y lo hacemos expresión bidimensional. Es decir, el número primo tres lo hacemos triángulo, es decir, tres lados geométricos, midiendo cada lado tres. Tendríamos un triángulo.

Es decir, cada número primo lo pasamos a una figura geométrica, del mismo número de lados que el número primo, y cada lado, el mismo tamaño o dimensión, por ejemplo de uno.

Podríamos denominar “figuras geométricas de números primos de dos dimensiones”.

b) Si con las anteriores figuras, un triángulo unimos triángulos similares, surgirían figuras geométricas de tres dimensiones. Cuatro triángulos iguales primos produciría una “figura geométrica de números primos de tres dimensiones”.

Y así con todos los números primos, pasándolo a figuras geométricas de dos dimensiones, y después a la vez, estas figuras geométricas uniéndolas entre sí, hasta que produzcan figuras geométricas de tres dimensiones, siempre siendo la misma.

3ª Cuestión o problema.

Posibles variedades de la conjetura de Goldbach.

a) ¿Existe algún número primo que sea la suma del mismo número primo consigo mismo? ¿O dicho de otra manera, la suma de dos números primos iguales, produce otro número primo distinto? ¿Existe alguno?

b) ¿Y sumando el mismo número primo, tres veces, o cuatro o cinco o n veces, produce algún número primo distinto?

4ª Cuestión o problema.

¿Cuántos pensamientos-ideas-percepciones-sensaciones tiene una persona al día?

¿Y toda la humanidad?

¿Si pensamos que de todos los pensamientos de una persona a lo largo de diez o cincuenta o setenta años, alguno será nuevo e innovador, sea mejor o peor, sea moral o sea inmoral?

¿Cuántos de esos pensamientos entrarán en el torrente de la existencia histórica humana? ¿Es decir, cuánta innovación se producirá a y en todos los campos, si al menos, cada persona, a lo largo de su existencia, tiene una idea nueva, y ésta entra en el torrente de la historia, en mayor o en menor grado?

¿A mayor número de personas, más innovaciones existirán, en todos los campos de la realidad, buenos o menos buenos, a y en todas las actividades…?

5ª Cuestión o problema.

Si reducimos todos los colores a ocho, es decir, los tres primarios y los tres secundarios, más el blanco y el negro.

Segundo, si todas las mezclas o matices, se “conceptualiza” como uno de los colores anteriores, diríamos que tenga más parecido a uno de los ocho anteriores, o al menos más composición de uno de los ocho.

Tercero, ¿se podría encontrar una fórmula o función o ecuación, en el cual cualquier superficie pintada, sea artística o estética, sea cual sea la proporción o medida que tenga, se puede calcular la composición matemática de ella?

¿O dicho de otro modo, se podría encontrar una relación equis, entre los colores y la superficie, una pauta o una norma?

A cada color se le da un signo, pongamos por caso el principio de su nombre, el verde, V. Y después en esa superficie, se calcula el espacio que ocupa de esa pintura o de esa pared, se le proporciona una proporción, que puede ser la interrelación con la totalidad de ese marco o esa superficie. Por ejemplo, el verde ocupa la mitad de esa superficie. Y el negro la otra mitad.

Por consecuencia V + N ocuparía toda la superficie.

O dicho de otro modo: ½ V + ½ N = 1

¿Esto se podría aplicar a toda superficie con color, tenga un metro cuadrado o un millón de kilómetros, tenga un color o tenga cien, que se reducen a esos ocho, al menos al principio? ¿Después se podría ir ampliando con los matices de color, teniendo en cuenta la clasificación de Pantone u otras…?

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.