La economía mundial está preparada para crecer moderadamente, pero a niveles menores que antes de la crisis

La economía mundial está preparada para crecer moderadamente, pero a niveles menores que antes de la crisis

Se espera que la economía global se fortalezca en los próximos dos años, a pesar de una expectativa de crecimiento más baja para algunas economías en desarrollo y economías en transición, según un informe de la ONU, divulgado aquí el miércoles.

En la actualización de mitad de año del informe de la ONU Situación Económica Mundial y sus Perspectivas (WESP), la tasa de crecimiento global fue revisada a la baja con respecto a los pronósticos presentados en el WESP 2014, informó la agencia china Xinhua.

El crecimiento del producto bruto mundial (WGP) está ahora proyectado al 2,8 por ciento en el 2014 y al 3,2 por ciento en el 2015, por encima del 2,2 por ciento en el 2013, dijo el informe. Sin embargo, este ritmo de expansión es todavía bajo, comparado con el nivel anterior a la crisis financiera mundial del 2008.

“Mas de cinco años después de la crisis financiera, el mundo continua luchando para poner a funcionar a plena capacidad el motor de la economía global” dijo aquí en una conferencia de prensa Hong Pingfan, jefe de la Unidad Global de Monitoreo Económico del Departamento de Economía y Asuntos Sociales de la ONU (DESA). “Comparando con las tendencias anteriores a la crisis, no hemos estimulado suficientemente la producción, el comercio y el empleo para llevarlos a sus niveles potenciales”.

El informe advirtió que los riesgos e incertidumbres de la economía mundial incluyen los desbordes internacionales, producto de los actuales ajustes en las políticas monetarias de las economías en desarrollo, las vulnerabilidades de las economías emergentes, las fragilidades residuales en el área del euro, las finanzas públicas insostenibles a largo plazo de muchos países desarrollados y las tensiones geopolíticas.

EL CRECIMIENTO DE LAS ECONOMÍAS EMERGENTES REVISADO A LA BAJA

La revisión a la baja de la proyección de crecimiento del informe refleja principalmente las situaciones en deterioro de varias economías emergentes, debido a diferentes desafíos económicos y condiciones políticas.

Con nuevas tasas de crecimiento proyectadas al 4,7 por ciento y 5,1 por ciento para el 2014 y 2015, respectivamente, los países en desarrollo, como grupo, van a continuar contribuyendo a una gran proporción del crecimiento global, dice el informe. Sin embargo, su trayectoria está un 2 por ciento por debajo de los niveles previos a la crisis para los países en desarrollo.

La crisis en Ucrania y las tensiones geopolíticas conexas, en gran parte han causado una aún más pronunciada revisión a la baja de las economías en transición con ajustes negativos del 1,7 por ciento para los próximos dos años, en comparación a las proyecciones del WESP en el 2013.

EL CRECIMIENTO DE LOS PAÍSES EN DESARROLLO ES DEMASIADO DÉBIL

 

El informe hizo notar que los países desarrollados seguirán recuperándose, agregando que el crecimiento en las economías desarrolladas está proyectado al 2,0 por ciento en el 2014 y al 2,4 por ciento en el 2015.

Por primera vez desde el 2011 las economías desarrolladas de América del Norte, Europa y Asia están todas encaminadas hacia un crecimiento económico positivo a lo largo de los próximos dos años, lo cual debería formar un ciclo positivo para reforzar aún más la recuperación, dijo el informe.

Sin embargo, cinco años después de la crisis financiera, las tasas de crecimiento proyectadas siguen siendo demasiado débiles para recuperar la producción y los empleos perdidos en la mayoría de esas economías, dijo.

Muchos países desarrollados se las han arreglado para contener su déficit financiero, pero su deuda pública sigue aumentando, dijo Hong. Por ejemplo, este año el invierno en América del Norte es inusualmente largo, impidiendo el crecimiento económico en la región, dijo él.

CRECIMIENTO DE EMPLEOS A RITMO LENTO

Globalmente, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo, el empleo creció en un 1,4 por ciento en el 2013, un ritmo similar al del 2012, pero empecinadamente más lento que la tasa del 1,7 por ciento en los años previos a la crisis.

La brecha global del empleo – comparando la cantidad de empleos de hoy con la cantidad de empleos que hubieran existido aplicando la tendencia previa a la crisis  — se amplió más aún hasta llegar a los 62 millones en el 2013.

En perspectiva, se espera que el empleo global vaya a continuar creciendo a un ritmo lento.

“Como la cantidad de empleos perdidos, en comparación con la tendencia laboral previa a la crisis, continua aumentando y el desempleo estructural sigue siendo un problema mayor, los legisladores necesitan implementar políticas macroeconómicas más estimulantes y políticas activas de mercado laboral ” dijo Matthias Kempf, el jefe del equipo de la ONU para este informe.

FLUJO DE CAPITAL

Como la Reserva Federal de los Estados Unidos ha reducido gradualmente sus adquisiciones mensuales de bienes, o programa de alivio cuantitativo, las economías emergentes vieron una marcada reducción en la afluencia de capitales en el 2013 y a principios del 2014 y quedaron expuestas a un cambio repentino en el ánimo de los mercados financieros, dijo el informe.

Desde entonces los mercados financieros globales se han calmado y se han estabilizado los flujos de capitales hacia las economías emergentes, dijo.

En perspectiva, los flujos de capitales hacia las economías emergentes están proyectados para aumentar lentamente, conforme con la esperada recuperación del crecimiento global. Sin embargo, quedan incertidumbres significativas y riesgos de caída, ya que los inversores continúan siendo extremadamente sensibles a la interacción entre el sendero ajustado de la Reserva Federal de los EE.UU. y la debilidad de algunos mercados emergentes.

COMERCIO MUNDIAL

El crecimiento del comercio mundial fue chato en el primer trimestre del 2014, dijo el informe. Sin embargo, se espera una mejora para lo que resta del 2014, cuando se incremente gradualmente la demanda de importaciones en los principales países desarrollados. Se pronostica que las exportaciones reales crecerán un 4,1 por ciento en el 2014, casi el doble de lo que sucedió en el 2013, pero aún por debajo de la tendencia previa a la crisis, que fue de dos veces el crecimiento de la producción global.

El informe instó al fortalecimiento de la coordinación política internacional para apoyar una fuerte recuperación de la producción y el empleo, a la cooperación en las reformas financieras internacionales y al suficiente desarrollo de recursos financieros para los países menos desarrollados.

El WESP incluye actualizaciones sobre las perspectivas económicas de todas las regiones del mundo, así como recomendaciones sobre políticas e información sobre precios globales de materias primas, inflación y tasas de cambio.

Este informe se realiza al principio de cada año y se actualiza a mitad de año por el DESA en cooperación con la Conferencia para el Comercio y el Desarrollo de las Naciones Unidas y las cinco comisiones regionales de las Naciones Unidas.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.