El valor de una ecografía en el Congo

El valor de una ecografía en el Congo

Llegar a un pueblo cercano a Kinshasa (República del Congo) con un ecógrafo portátil es todo un acontecimiento. El aparato en cuestión genera todo tipo de reacciones. “Allí se esperan los hijos de otra manera”, explica Álvaro Perlado, director general del Hospital de Monkole, un centro de referencia que alberga el programa especial Maternidad sin Riesgos.

“No es que no tengan curiosidad por saber el sexo de su hijo, es que no les pasa por la cabeza que eso sea posible. Se quedan muy impactadas con el aparato, cuando le pasas la sonda y puedan ver al bebé dentro del útero, ya cuando le dices: ‘pues esto es un niño’ se quedan alucinadas”, cuenta Perlado. “Pero algunas personas tienen metido en la cabeza que la ecografía es mala, lamenta Juan Arbulú, jefe del proyecto. “Prefieren hacer más caso al brujo porque se fían más de él”.

Álvaro Perlado y Juan Arbulú trabajan en el Hospital de Monkole ubicado en Kinshasa, un centro de referencia con 18 camas dedicadas a ginecología y obstetricia y que ha conseguido hacer visible una estructura sanitaria y un hospital para una población que, según cuenta Perlado, cuando ve un centro más o menos bien equipado lo primero que piensa es: “Será muy caro, esto no es para mi”. El hospital tiene tres dispensarios: Eliba, Kimbondo y Moluka que ofrecen asistencia médica en barriadas pobres. Además de una escuela de enfermeras (ISSI), que cada año forma 50 nuevas profesionales, y un centro de formación continuada para médicos (CEFA). El hospital ofrece más de 50.000 consultas al año y da trabajo a más de 280 personas, la mayoría de ellos congoleños.

La mortalidad materna en Kinshasa es de ocho muertes por cada 1.000 nacimientos. Cada mujer tiene una media de cinco hijos y casi siempre en edades muy tempranas.

Uno de los objetivos del hospital es cambiar la mentalidad de las aborígenes a través de un programa de prevención de riesgos de la maternidad, apoyado por la Organización Navarra para Ayuda entre los Pueblos (ONAY). Una batalla compartida desde hace 30 meses por el programa Mothers Program.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.