Lujuria y Premio Nóbel de Literatura

Lujuria y Premio Nóbel de Literatura

En mayo del 2018 la Academia Sueca proclamó que este año no se daría el Premio Nobel Literatura, debido a abusos sexuales en el entorno de la academia. Ciertamente se ha indicado que el próximo año se darán dos premios, el de 2018 y el de 2019.

Quizás sea conveniente reflexionar sobre algunos temas o cuestiones:

– Aunque no guste recordarlo, Europa ha llegado a ser, entre otros motivos, porque ha tenido una ética teórica y una moral práctica, tanto en su rama luterana-calvinista y en su rama católica y en su rama ortodoxa grecobizantina, seria y profunda.

O dicho de otro modo, una ética y moral, que en su último sello era de origen judeocristiano, pero también había recibido las fuentes-influencias grecorromanas, es decir, Platón, Aristóteles, Agustín de Hipona, Tomás de Aquino y todas los grandes maestros que han pasado por este mundo.

Es obvio y evidente, que la ética y moral cristiana, se sea ateo o agnóstico o creyente o no, o de otra religión no cristiana, ha sido el fundamento, el cemento que ha aunado y unido todo el tejido social, todavía en cierto modo, las grandes cartas constitucionales, los grandes derechos humanos, los conceptos profundos del ser y de la persona humana, como dignidad, libertad, igualdad ante la ley, etc., están basados, quieran o no quieran en el cristianismo o al menos, en la filosofía cristiana.

En el actual desmantelamiento que en Europa lleva realizándose del cristianismo, al menos desde hace dos siglos, en nombre de la libertad y autonomía personal, y demás causas y razones e intereses y fines, no somos conscientes, que nos “hemos quedado como el cuento del rey desnudos y nadie se atreve a decírnoslo”.

No es solo el problema que existan abusos de tipo sexual, e indican las fuentes de otros tipos en la Academia Sueca que otorga el Nóbel de Literatura, sino especialmente, que no somos conscientes, que Europa sin una ética y moral seria y profunda, probada y limada durante siglos, sin esa ética y moral, Europa no podrá soportar las tensiones del presente y del futuro, que son muchas y variadas en muchas esferas y áreas y motivos y causas.

Deberíamos plantearnos seria y profundamente, estemos en la perspectiva ideológica que estemos, que Europa, que en cualquier sociedad-cultura-civilización, la ética y moral, individual y colectiva, y no solo el sistema jurídico, además de las interrelaciones entre ambos, es el verdadero cemento de la sociedad.

Si no nos planteamos dicha cuestión, no solo seguirán produciéndose abusos de tipo sexual, en multitud de entidades que forman y conforman el tejido de Europa, sino además, se producirán desavenencias y desarmonías en otros diversos temas, no solo sexuales, sino en multitud de áreas y realidades humanas, y en todas está incluida la moralidad incorrecta.

– La gran y grave pregunta, si esto se ha producido en una institución semipública o pública de un país y sociedad civilizada, y formada por personas de alta nivel académico y cultural y, además en la Europa civilizada defensora de la democracia y los grandes derechos humanos. La gran y grave pregunta es qué y cuánto se estará produciendo, en multitud de otras entidades e instituciones públicas y privadas de todo el mundo…

Por lo cual, seriamente sugiero e indico, que comités internacionales o. y nacionales, sean administrativos, sean no administrativos, de forma permanente, se reúnan y estudien y analicen, la realidad de este presunto problema o cuestión.

Ciertamente no solo en el problema de la lujuria y de los abusos sexuales o acoso sexual, sino de otros errores morales graves que se pueden estar produciendo en las sociedades y que se taparán también de una manera o de otra. Ciertamente buscando la solución y la forma de detectar cuándo las acusaciones sean falsas. Cosa que también es demasiado grave, con consecuencias también impredecibles y negativas sobre determinadas personas durante toda su vida, siendo inocentes.

Gran y grave pregunta, si los detentadores de la gran cultura mundial y europea en concreto, si algunos de sus miembros caen en errores tan graves como éste, y la misma institución y sus entidades conexas, no han sido capaces de atajarlo durante muchos años, ya que este problema, parece ser, que ya se produjeron las primeras acusaciones hace veinte años.

Debemos seriamente plantearnos, el funcionamiento de las grandes instituciones culturales en Europa y en el mundo, de grandes e importantes entidades de todo tipo, si proyectamos esos resultados en otras realidades sociales, y debemos preguntarnos, si la gran cultura no sirve para que los seres humanos, al menos algunos, se autocontrolen de forma correcta, ¿para qué sirve entonces la cultura?

¿O dicho de otro modo si la gran cultura humanística, en este caso la literaria, no sirve para que las personas que detentan esos cargos, les sirva para tener una ética y moral más elevada, para que sirve entonces las artes, la literatura, la gran cultura académica y dónde están todos su valores…? Ciertamente, no todas las personas que detentan estos cargos han caído en este error, se habla solo de una persona o de muy pocas, pero se habla también, del silencio cómplice de otros…

Para terminar, este año se ha creado la Nueva Academia, un comité independiente, que ha otorgado a Maryse Conté un premio alternativo de literatura. Ya que se ha creado esta Nueva Academia, bueno sería para la literatura y la cultura mundial, que siguiese otorgando en paralelo premios de literatura a nivel mundial, quizás de ese modo, se podría descubrir nuevos autores, que están olvidados. Quizás si empezasen a funcionar estas dos instituciones o entidades al mismo tiempo, y se otorgasen dos premios Nobel de Literatura cada año, entonces, quizás, el escándalo que se ha producido, habría servido para algo o para mucho. Al menos como mal menor.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.