El ataque que sacudio las relaciones entre Estados Unidos y Pakistan

El ataque que sacudio las relaciones entre Estados Unidos y Pakistan

Por Zachary Fillingham

Los ataques aéreos drone de los Estados Unidos han sido por mucho tiempo un punto de fricción en las relaciones bilaterales entre EE.UU. y Pakistán. Para el gobierno del Presidente Obama, estos ataques son una herramienta clave en la lucha contra el terrorismo, es evidente en la eliminación de los distintos comandantes de alto rango en la ecuación de la militancia regional. Sin embargo, para Islamabad, representan una violación de la soberanía nacional, y su tendencia a matar civiles sirve para quebrantar el gobierno en los territorios tribales de Pakistán.

Si los ataques con drones son la fisura que recorre la estructura de las relaciones entre EEUU y Pakistán, a continuación, la ayuda económica de EE.UU. es el yeso utilizado para enmascararlo. La administración de Obama tranquilamente restableció un paquete de ayuda militar de $ 1600 millones a Pakistán durante el mes de octubre, 2013. Esta ayuda estaba suspendida desde 2011 cuando la residencia de Osama Bin Laden fue atacado, la reanudación sugirió que la nueva administración Pakistaní de Nawaz Sharif diferiría volver a la antigua dinámica de “ataques de Estados Unidos, condenados por Pakistán” en relación a la cuestión de los ataques aéreos extraterritoriales.

Y puede ser que haya hecho lo mismo si no fuera por la mala sincronización. En la última semana de octubre, después de cuatro años de intentos, los EE.UU. lograron matar Hakimullah Mehsud, el líder del Tehrik-e-Taliban (TTP), en un ataque con aviones no tripulados (drone) en la región norte de Waziristán.La huelga se produjo días después de que el primer ministro Nawaz Sharif anunció que los negociadores del gobierno se dirigían a las zonas tribales para iniciar un proceso de paz, y semanas después Hakimullah mismo le dijo en una entrevista a BBC que estaría dispuesto a negociar con Islamabad (no obstante quería empujar una demanda inflexible de establecer la ley de Sharia en todo Pakistán).

La huelga de Hakimullah ha hundido el primer ministro Sharif en una trampa creada por el mismo. Hizo una gran campañade poner fin a los ataques con drones de Estados Unidos durante las elecciones generales que lo llevó al poder, y aunque su reciente visita oficial en Washington fue largo en elogios de la cooperación y solidaridad entre Estados Unidos y Pakistán, sin embargo, el primer ministro le aclaró a la prensa que le había insistido en sus conversaciones con Presidente Obama en la necesidad de poner fin a los ataques con drones.

En un otro caso de curiosa sincronización, la visita Sharif coincidió con un memorando filtrado que fue publicado en el Washington Post. La nota en cuestión describía la cooperación tácita de los gobiernos de los pasados gobiernos de Pakistán en ataques aéreos estadounidenses en territorio Pakistaní.

Todo esto sirve para aumentar la potencial severidad de las consecuencias diplomáticas de la huelga de Hakimullah. El primer ministro Sharif substancialmente ha dejado a sí mismo sin otra opción y solo utilizar una mano dura con Washington. Él ya ha organizado varias reuniones de alto nivel con su jefe de personal, diplomáticos, y generales del ejército, con el objetivo declarado de re-evaluar la relación de Pakistán con Estados Unidos. Los partidos de la oposición también están acelerando las llamas. La jefa del movimiento del Pakistán Tehreek-e-Insaf (PTI), Imran Khan está llamando a otro bloqueo de las líneas de suministro de la OTAN en Afganistán, incluso amenazando con actuar de forma independiente en su calidad de ser partido de mayoría en Khyber Pakhtunkhwa. La perspectiva de una nueva paralización de las rutas de suministro a través de Pakistán, probablemente sería tomada en serio por el gobierno de Obama, particularmente ahora que estas rutas van a jugar un papel importante en la reducción gradual de los niveles de tropas de la OTAN en Afganistán durante el próximo año. El primer ministro Sharif no se ha pronunciado de una forma u otra sobre el plan de PTI.

La otra víctima de la huelga Hakimullah es el naciente proceso de paz, que algunos decían que estaba condenado, no iba empezar, dada la incompatibilidad fundamental entre las demandas del TTP de la ley islámica y las garantías promulgadas dentro de la Constitución paquistaní. Por un lado, la impotencia del gobierno como garante de la seguridad para un proceso de paz se ha puesto al descubierto. Si uno cree que las protestas del primer ministro Sharif recibieron una promesa de EE.UU. para poner fin a los ataques con drones durante las conversaciones de paz o no, el resultado final es el mismo: Washington cree que Pakistán debe luchar, sin hablar, con los militantes en sus regiones tribales.

Funcionarios en Islamabad pueden condenar la falsedad de la política exterior de EE.UU. todo lo que quieran, pero no van a cambiar el hecho de que ahora es el tiempo oportuno para que el TTP volviera a la mesa de negociaciones, y este período de tregua es probable que se caracterice por una cresta de ataques de represalia en Pakistán.

Algunos medios de comunicación han sugerido que la huelga Hakimullah en realidad podría terminar ayudando al proceso de paz, que apunta a la falta de flexibilidad en los puntos de vista de Hakimullah y la existencia de las personalidades más susceptibles esperando en las alas. Khan dijo, también conocido como “Sajna,” es un ejemplo citado: “Él se convirtió en el segundo comandante del grupo después que Waliur Rehman fuera asesinato por un ataque aéreo de EE.UU. en Waziristán del Norte en 2013.

Un resultado más probable en el corto plazo, es que el nuevo líder, ya sea Khan Said o Asmatullah Shaheen Bhittani, se aplazará en el método más probado y experimentado de ir a la ofensiva para consolidar el apoyo dentro del movimiento. Ofertas de paz, particularmente aquellas que involucran concesiones importantes, en general se extienden de los líderes con la autoridad personal para silenciar a los inevitables disidentes dentro de su organización. Irónicamente dado su brutal modus operandi, Hakimullah Mehsud era mucho más acomodado por la paz que cualquier sea su sucesor – al menos por el momento.

En conclusión, el asesinato de Hakimullah Mehsud, en el corto plazo, ha cambiado la probabilidad de tener éxito en las conversaciones de paz entre el TPP-Islamabad, ha transformado el panorama de “improbabilidad” a “imposible.” También ha puesto el primer ministro Sharif en un lugar difícil, ya que él ahora debe elegir entre la continuación de ser un líder que respalda su dura retórica anti-ataques en drone con la acción, o uno cuyas objeciones suenan igual como sus anteriores colegas que el recientemente reemplazó.

Cualquiera sea la forma que tendrá su decisión, no hay dudas que su postura va a establecer el tono para las futuras relaciones entre Washington e Islamabad.

Zachary Fillingham es un contributor y analista del Geopolitical Monitor (A Canadian Intelligence Publication and Consultancy)

* Traducción del Ingles: Peter M. Tase

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.