Conversaciones con Schopenhauer

Conversaciones con Schopenhauer

Un apasionante libro acerca de la vida y obra de este gran pensador. El libro de Luis Fernando Moreno Claros a lo largo de más de trescientas páginas nos va detallando numerosos aspectos del carácter y de los intereses de Schopenhauer. También aporta testimonios y valoraciones acerca de sus obras. En los últimos decenios del siglo XIX fue el filósofo de moda en Europa y habría que añadir que merecidamente.

Su libro El mundo como voluntad y representación de 1819 y Parerga y paralipómena de 1851 junto con otros libros fueron leídos y admirados por sus coetáneos. Se puede pensar que Schopenhauer es el precursor del vitalismo por sus planteamientos filosóficos. Y es también un pensador irracionalista, puesto que afirma que el mundo es una representación de una voluntad ciega. Además, la Voluntad como última base de las cosas  es algo parecido al Noúmeno kantiano.

El eterno bucle de deseos e insatisfacciones es lo que para Schopenhauer justifica el pesimismo. Porque para él, los seres humanos están en el peor de los mundos posibles. Si bien el pensador alemán considera que el camino de la salvación está en la contemplación estética, el ascetismo  y en una moral fundamentada en  renuncia y la  piedad. El artista y el genio creador son admirados por Schopenhauer. Aunque posee una concepción trágica de la vida, ya que afirma que no hay salvación individual.

Sus libros son extensos, pero Schopenhauer pensaba que su producción escrita no contenía ni una sola palabra de más. Era el resultado de su gran erudición, curiosidad y capacidad de análisis y también de su profundidad de pensamiento. Se interesaba por todo el conocimiento y también por la actualidad a través de los periódicos. Como escribe Moreno Claros «Si alguien esperaba hallar en él a un interlocutor parecido al humilde Sócrates se llevará un gran chasco». Poseía una gran cantidad de conocimientos y elaboraba opiniones sobre todo tipo de temas. Se expresaba abiertamente sobre cualquier asunto. Y también mostraba su gran cultura.

La voracidad lectora de Schopenhauer también se aplicaba a la prensa además de a los libros.  Y tenía en cuenta lo que había aprendido en sus viajes y en sus conversaciones. Daba mucha importancia a la experiencia de la vida, puesto que, según él, le había dado los mejores conocimientos que poseía.

A pesar de su pesimismo sabía disfrutar bien de la vida.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.