Crear es combinar

Crear es combinar

La creatividad es el resultado de la capacidad de combinación. Algo que no ha sido puesto suficientemente de manifiesto. Se puede creer que la originalidad  surge de la nada y no es cierto. Los materiales de la creación son lo existente en la mente de los propios creadores. Se pueden crear nuevas combinaciones extraordinariamente valiosas y realmente magníficas con lo que se conoce y se observa. El caso de los inventores es muy claro. Pero también el de los escritores, filósofos, pintores, escultores, músicos, etc.  Lo nuevo y lo original se basan en lo ya existente. Son como una especie de recombinación de lo aprehendido o percibido por el creador.

Crear no está, a mi juicio, suficientemente valorado. El esfuerzo es la clave a la hora de crear. La práctica mejora al escritor, por ejemplo. Y conviene tener en cuenta que la actividad creativa tiene algo de rito especial. Supone  enfrentarse al papel en blanco y pensar que se quiere escribir. Además, la labor de documentación o investigación previa puede ser necesaria o aconsejable, según la naturaleza de lo que se quiera elaborar.

De todas formas, también es verdad que el tiempo dedicado a crear es el elemento fundamental, en mi opinión. Y también es esencial la pasión con la que se crean nuevos productos culturales o nuevos escritos. Los escritores combinan palabras y crean. Los músicos también combinan sonidos, etc.

En las diversas ciencias también la labor y las teorías de los científicos del pasado son esenciales para el avance y el descubrimiento y en el ámbito de la investigación. En la creación científica el pasado también es crucial. Es perfectamente entendible que el mismo Einstein reconozca el gran valor de las ideas de otras personas en su trabajo científico al decir “Pienso mil veces al día que mi vida externa e interna se basa en el trabajo de otros hombres vivos o muertos”.

A lo largo de la Historia se puede comprobar que, por ejemplo, Gutenberg el creador de la imprenta se inspiró en la prensa del vino y en la máquina de acuñar monedas. Charles Darwin se inspiró en la lectura de Humboldt  y también en las observaciones de los animales y en un ensayo del economista Thomas Malthus acerca de la sobrepoblación humana y también tuvo otras influencias.

El profesor Bunge es un ejemplo claro de la significación del aprovechamiento de ideas y herramientas conceptuales elaboradas en diversas escuelas contemporáneas en su actividad como físico  y filósofo. Su libro La investigación científica  de más de novecientas páginas así lo demuestra. Mario Bunge también muestra que es decisivo saber analizar las ideas y teorías para la construcción de nuevos planteamientos científicos y de reflexiones novedosas y originales.Además en su obra Filosofía de la Física Bunge establece que la historia y la filosofía de la ciencia son ramas tradicionales de lo que se puede denominar ciencia de la ciencia. Puesto que los estudios e investigaciones sobre los aspectos psicológicos, sociales y económicos de la ciencia pura o aplicada son relevantes para la financiación y para la organización de la actividad científica y también para la enseñanza de la ciencia y la tecnología.

Los filósofos son originales, pero se fundamentan en sistemas filosóficos anteriores para crear sus ideas y sus teorías o sistemas propios. Y las ideas y desarrollos conceptuales e interpretaciones de cada pensador están influidos en cierta medida por su bagaje cultural y por sus experiencias y formación académica.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.