Según las Obras Misionales Pontificias son espeluznantes; un millón de niñas caen en las redes del comercio sexual cada año

Según las Obras Misionales Pontificias son espeluznantes; un millón de niñas caen en las redes del comercio sexual cada año

El violador y asesino de niños Antonio Ojeda, alias “El Rubio” de 56 años, vecino de la localidad grancanaria de Vecindario, principal sospechoso de la desaparición, hace nueve años, del niño Yéremi Vargas (en la imagen), de siete años. Se le ha tomado declaración en la cárcel.

Tras más de nueve años de pesquisas los encargados del caso tomaron declaración a este individuo en la prisión de Algeciras donde espera juicio por secuestrar y agredir a otro pequeño en 2012,

Este tipo de delito debe ser castigado con la cadena perpetua no revisable, ya que son un auténtico peligro para la sociedad.

Por otra parte, Leo Burnett Tailandia ha sido la encargada de realizar una desgarradora campaña publicitaria con el objetivo de poner de manifiesto que los abusos sexuales a los niños provocan, unas secuelas que arrastran durante toda su vida.

A través de dos spots, uno protagonizado por un niño y otro por una niña, la agencia de publicidad ha desarrollado esta acción publicitaria para el Center for the Protection of Children’s Rights Foundation. En sendos anuncios de publicidad se muestra a los dos niños mientras están siendo víctimas de abusos sexuales reflejando el dolor del momento, para mostrar que el trauma de estos niños sigue hasta la vejez.

“El tráfico sexual es un destino marcado por la miseria para muchas niñas del Sudeste Asiático”; bajo este lema, Anesvad viene lanzando, periódicamente, una campaña publicitaria para recuperar a estas chiquillas y formarlas para que accedan a un trabajo digno. Según las Obras Misionales Pontificias, las cifras de explotación infantil son espeluznantes; un millón de niñas caen en las redes del comercio sexual.

El rostro de la infancia, es la imagen de nuestra condición moral como adultos. Una civilización luchando contra la infancia, es un mundo que ha perdido la esperanza. La infancia en la indigencia, vejada, golpeada, inmolada es un crimen contra la humanidad que pronto será juzgada por sus propios descendientes

En la Declaración Universal de los Derechos Humanos del Niño se afirma que: “El niño tendrá derecho a crecer y desarrollarse en buena salud. Con este fin deberán proporcionarse, tanto a él como a su madre, cuidados especiales, incluso atención prenatal y postnatal. El niño deberá disfrutar de alimentación, vivienda, recreo y servicios médicos adecuados”

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.