La elecciones generales indonesias del 2014: Hacia la consolidación de la democracia

La elecciones generales indonesias del 2014: Hacia la consolidación de la democracia

Por Aryati Dewi Hadin

Con las elecciones generales de Indonesia del 2014, ha sido alcanzado otro hito en el camino del país hacia la democratización. Las  cuartas elecciones generales fueron iniciadas con una elección legislativa el 9 de abril del 2014. La primera vuelta vio al Partido Indonesio Democrático – Lucha (PIDL) obtener el 18,9% de los votos, convirtiéndolo de esta manera en el más exitoso de los 15 partidos políticos. Golkar salió segundo con el 14,75% de los votos, seguido por Gerindra con el 11,81%. Por cuanto ningún partido político recibió el 25% de los votos, que es requerido para competir en la elección presidencial, se formaron dos coaliciones. La coalición Jokowi-JK promovió a Joko Widodo del PIDL y a Jusuf Kalla de Golkar, como sus candidatos presidencial y vice-presidencial, respectivamente, mientras que la coalición Merah Putih nombró a Prabowo Subijanto (ex-general de la era Suharto) del Gerindra y a Hatta Rajasa (ex ministro de Asuntos Económicos) como sus candidatos presidencial y vice-presidencial, respectivamente. Habiendo recibido el 53,15% del total de los votos, Joko “Jokowi” Widodo y Jusuf Kalla se proponen jurar sus cargos el 20 de octubre del 2014, como los dos nuevos funcionarios más altos de la rama ejecutiva.

Sin embargo, los partidarios de Prabowo se han rehusado a aceptar los resultados de las elecciones y el equipo jurídico del candidato está entablando acciones legales ante la Corte Constitucional, acusando a la Comisión General Electoral (CGE) de cometer fraude masivo durante el proceso electoral. Una de las acusaciones asevera que las elecciones en Papúa no fueron llevadas a cabo por el pueblo de Papúa, sino por la comisión electoral regional (CER). Sin embargo, la CER refutó esta acusación, asegurando que la elección en Papua se realizó de acuerdo al sistema noken, en vez del sistema un hombre, un voto.

El sistema noken es un mecanismo de toma de decisiones que permite a los jefes tribales representar a sus comunidades particulares en Papúa, la región más oriental de Indonesia. En Pegunungan Tengah, en Papúa central, el sistema noken ha sido practicado dentro de la sociedad por un prolongado período de tiempo, para que los habitantes lleguen a una decisión. De acuerdo con el sistema noken, los votantes depositan sus sufragios en papel en un noken, una tradicional bolsa multiuso. Cuando se trata de la elección de un líder regional, la comunidad o la tribu confía su decisión colectiva al jefe tribal. Sin embargo, un líder no es elegido solamente por el jefe tribal, sino que de antemano se alcanza un consenso común, y de esta manera, se llega a la unanimidad dentro de la comunidad tribal. En la historia de la república, el sistema noken fue inicialmente usado durante el referéndum de 1969. Además, la penúltima elección general del 2009 también empleó el sistema y éste fue legalizado por la Corte Constitucional  como un caso casuístico.

No obstante, el sistema se ha vuelto polémico. En general, según los principios rectores de las elecciones generales en Indonesia las mismas están consagrados como “directas, generales, libres, confidenciales, honestas y justas”. En el artículo 154 de la Ley de Elecciones Legislativas de Indonesia del 2012, el inciso 8 establece:

El acto de votar para la elección legislativa se hace perforando una vez el número o símbolo del partido político y/o nombre del candidato en la boleta.

Por potra parte, el sistema noken es también constitucional. El artículo 18B de la Constitución Indonesia (UUD 1945) establece:

El Estado reconoce y respeta todas las unidades de pueblos indígenas y sus derechos tradicionales, siempre y cuando aún existan y estén en concordancia con el desarrollo de la sociedad y los principios del Estado Unitario de la República de Indonesia, el cual está regulado por la ley.

El sistema comenzó a exhibir efectos polarizadores cuando en mayo del 2014, Ismail Asso, un candidato a legislador de Papúa, requirió una revisión constitucional, en la Corte Constitucional, del inciso 8 de la Ley de Elecciones Legislativas del 2012. Él argumentó que las leyes enumeradas más arriba eran contradictorias y solicitó una modificación al armazón legal, que permitiría que el sistema noken sea usado siempre en las elecciones generales en Papúa. El agregó que algunas personas en Papúa todavía son analfabetas, por lo cual el uso del sistema noken es todavía relevante. El gobierno, en sus actas del 6 de mayo del 2014 se rehusó a ponerse de acuerdo. El mismo argumentó que el sistema noken desafía los principios de las elecciones generales, siguiendo tres líneas fundamentales de razonamiento. En primer lugar, la votación no la lleva a cabo directamente el votante. En segundo lugar, la elección personal del votante está hecha bajó la coacción de obedecer las preferencias del jefe tribal, que no están necesariamente en concordancia con las preferencias personales del propio votante. En este sentido, el principio de “libre” es violado y el valor del voto original es inexistente. En tercer lugar, el gobierno también argumentó que la votación ciertamente no se hace en privado, como lo requiere el sistema unitario estatal, sino que está basado de antemano en un diálogo entre los jefes y sus miembros subordinados. De esta manera, el gobierno argumentó que el sistema noken no respondía a los principios de una elección general. Él enfatizó que el Estado garantiza a cada ciudadano el derecho de tener su propia representación en el parlamento. Actualmente, esta polémica ha sido usada por los partidarios de Prabowo para refutar el resultado de la elección. En el momento en que este artículo está siendo escrito, el juicio entre los partidarios de Prabowo y la CGE sigue en curso.

Es interesante analizar esta polémica en relación con la democratización en Indonesia. Indonesia se comprometió a hacer una transición hacia los valores democráticos universales en 1999, luego de la caída del régimen de Suharto. Fue en ese tiempo, en que la administración de B.J. Habibie se esforzó para establecer la libertad política, ayudó a expandir la libertad de prensa, fortaleció a la sociedad civil e introdujo la autonomía regional como un signo de descentralización.

Siti Zuhro (2012) sostiene que la democracia en Indonesia está arraigada en su tradición democrática local. Es necesario recordar que Indonesia es una nación que consiste de 17.000 islas y más de 300 grupos étnicos, con diferentes religiones y creencias. Por lo tanto, hablar de democracia en Indonesia no puede estar separado de la miríada de culturas políticas y valores locales. Estas culturas políticas locales dan forma a la democracia basadas en lo local. “La democracia local”, de acuerdo con Zuhro (2012), ha sido desafiada, como una respuesta a la reforma política y el apoyo a la democratización en Indonesia. Algunos valores son compatibles con los valores democráticos universales – tales como igualdad, elecciones, libertad de expresión, consenso y deliberación – sin embargo, algunos valores como la aristocracia, el feudalismo, el clientelismo patrono-dependiente y la violencia, no lo son. Como declara Zuhro, la cultura tiene un rol importante, tanto para promover, como para restringir el proceso de democratización en Indonesia.

Si bien el sistema “un hombre, una persona, un voto y un valor” es comúnmente usado como método en las elecciones generales, y el sistema noken como un método electoral tradicional es también considerado como constitucional, nosotros podemos decir que hay una discordancia entre las raíces de la democracia local y el método electoral que se usa hoy.

Por lo tanto, si el sistema de votación tradicional no está alineado con los principios de la elección democrática, entonces se necesita que se hagan  mejoras en el armazón legal, que gobierna el uso de métodos de votación tradicionales en las elecciones generales. Esto podría prevenir ulteriores conflictos con la constitución, los principios electorales, los métodos electorales y la filosofía de la nación.

Sobre todo, es también importante recordar que la característica de la democracia indonesia es “musyawarah untuk mufakat” o “deliberación y consenso”, como está indicado en Pancasila (los cinco pilares de la filosofía del Estado). Por lo tanto, cualquier decisión con respecto a cambios en las regulaciones, debe ser tomada respetando el concepto del estado unitario y en bien del interés público.

La democracia en Indonesia está aún abriéndose el camino para su consolidación, pero la toma de conciencia de que tiene que perfeccionarse a sí misma, ha ido mejorando en forma positiva una y otra vez. La toma de conciencia pública de la importancia de la participación en las elecciones generales está mejorando, así como la supervisión del proceso. El intento de Prabowo de formular una recusación de los resultados electorales frente a la Corte Constitucional debería ser una oportunidad para que el pueblo de Indonesia profundice sus conocimientos políticos y amplíe su pensamiento crítico. Y si el compromiso con el estado de derecho continúa mejorando, el próximo paso en el proceso de democratización se va a tomar con mayor facilidad.

Bibliografía:

Zuhro, Siti. “Model Demokrasi Lokal: Jawa Timur, Sumatera Barat, Sulawesi Selatan dan Bali .” The Habibie Center. (2012)

Anwar, Dewi Fortuna and Welsh, Bridget. ed. “Democracy Take Off: The B.J. Habibie Period .” Sinar Harapan. (2013)

Mahkamah Konstitusi Republik Indonesia. “Risalah Sidang Perkara nomor 31/PUU-XII/2014” (2014)

Fuente: JTW

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.