Bolivia mejora su seguridad en la frontera con Argentina

Bolivia mejora su seguridad en la frontera con Argentina

Por Eduardo Szklarz

Bolivia abrió recientemente nuevas instalaciones de puntos de control en el pueblo de Villazón, localizado en las proximidades de la frontera con Argentina, en el departamento de Potosí. Se espera que este nuevo punto de control mejore la seguridad a lo largo de esta frontera común.

La inauguración de estas instalaciones forma parte de un proyecto llamado “Fortalecimiento del Control Fronterizo Integral contra el Tráfico Ilícito de Drogas y Delitos Conexos”, desarrollado por el Consejo Nacional de Lucha contra el Tráfico Ilícito de Drogas (CONALTID) y la Dirección General de Migraciones (DIGEMIG) como parte de un plan mayor para consolidar la presencia del Estado en pueblos fronterizos y combatir actividades delictivas.

El punto de control recibió nuevos computadores y escáneres para registrar a los migrantes, una red virtual privada con DIGEMIG y un sistema computarizado de administración de fronteras.

“Debemos reforzar nuestros esfuerzos en la lucha contra el tráfico de drogas de una manera integral en nuestros puntos de control fronterizos que involucre a todos los órganos del estado”, dijo Sabino Mendoza, coordinador general de la CONALTID, según EFE . “[La meta es] tener una mayor presencia y reducir el impacto negativo del tráfico de drogas proveniente de los países vecinos.”

Modernización de puntos de control

La inauguración del punto de control de Villazón forma parte de un plan del gobierno boliviano para modernizar los puntos de control de seguridad en las fronteras que comparte con Brasil, Paraguay, Argentina, Chile y Perú. Como parte de este esfuerzo, el 22 de agosto de 2014, el Ministro de Gobierno de Bolivia, Jorge Pérez Valenzuela, dio inicio a la construcción del punto de control de Puerto Suárez en la frontera con Brasil.

“Las mejoras de la infraestructura en las fronteras nos permitirán aumentar los controles migratorios y, como consecuencia de ello, identificar a los que tienen antecedentes penales por tráfico de drogas”, informó el Ministerio de Gobierno el pasado 10 de diciembre. “Las autoridades verificarán el estatus migratorio y compararán los datos biométricos de una fotografía actual con una imagen previa [del viajero], además de realizar comparaciones con documentos de nuestra base de datos.”

Bolivia es el tercer mayor productor mundial de hoja de coca, de acuerdo con el Informe de Monitoreo de Cultivos de Coca del 2013 , publicado por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en junio de 2014. Por este motivo, las autoridades y expertos en seguridad han recalcado la necesidad de reforzar todas las fronteras bolivianas.

El Cinturón narco

La mejora de los puntos de control de seguridad entorpecerá las actividades de los narcotraficantes y otros delincuentes.

“En general todo control de fronteras, realizado con la intención de fortalecer la soberanía del Estado allí donde su presencia es más dificultosa (en la frontera) es auspicioso”, expresó el analista de seguridad argentino Norberto Emmerich, quien es especialista en el tema del tráfico de drogas.

Villazón está ubicado en la otra orilla de un río que lo separa de la ciudad argentina de La Quiaca, en la provincia de Jujuy, lo que lo convierte en uno de los cinco puntos clave en la geopolítica del narcotráfico en la frontera septentrional de Argentina, de acuerdo con Emmerich. Él denomina esta región como el “Cinturón narco de cinco pasos”, que incluyen:

  • :: Paso El Condado – La Mamora (Salta)
  • :: Paso Aguas Blancas – Bermejo (Salta)
  • :: Paso Salvador Mazza – Yacuiba (Salta)
  • :: Paso Puerto Chalanas (Salta)
  • :: Paso La Quiaca – Villazón (Jujuy)

La importancia de la cooperación internacional

Las autoridades de las regiones fronterizas están combatiendo el microcontrabando ( bagayeo ) que es realizado por pequeños grupos delictivos e individuos.

Algunos de ellos utilizan pequeñas aeronaves para transportar drogas desde pistas de aterrizaje clandestinas en Argentina, según Emmerich, de modo que la cooperación internacional es crucial para combatir tales actividades. “Este tipo de controles fronterizos, en una frontera tan extensa y tan porosa, topográficamente difícil, es conveniente que se realice en forma cooperativa, compartiendo recursos, políticas e información”.

En 2014, las fuerzas de seguridad bolivianas desmantelaron 85 laboratorios clandestinos que fabricaban cocaína e incautaron 27 aeronaves que se habían utilizado para el tráfico de drogas, según información oficial transmitida en la cadena de televisión boliviana ATB.

Además del tráfico de drogas, el tráfico de personas es también una actividad delictiva de alta incidencia en la región fronteriza entre los dos países sudamericanos.

“La diferencia es que el narcotráfico es una actividad que amenaza desde Argentina hacia Bolivia, mientras que el tráfico de personas con fines de trata laboral y sexual es una actividad que se derrama desde Bolivia hacia Argentina”, concluyó Emmerich.

Foto: Punto de control de seguridad: El Ministro de Gobierno de Bolivia, Jorge Pérez (derecha), cortó el listón para inaugurar un nuevo punto de control de seguridad el 5 de diciembre en el pueblo de Villazón, en la región del Potosí. Estas nuevas instalaciones ayudarán a las autoridades a detectar a los traficantes de droga y otros delincuentes. [Cortesía del Ministerio de Gobierno]

Fuente: InfoSurHoy.com/Dialogo-americas.com

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.