Cuando el límite se ha superado con creces

Cuando el límite se ha superado con creces

A todos nos duele en el alma ver cómo, todo el esfuerzo, el trabajo y el sacrificio realizado durante decenas y decenas de años por nuestros abuelos, padres y nosotros mismos, para conseguir unos derechos sociales, laborales y de educación y sanidad, se lo han cargado de un plumazo una colla de políticos sinvergüenzas, corruptos e incompetentes. Pero no contentos con ello, nos siguen mintiendo, riéndose de todos nosotros, como si fuésemos idiotas que no sabemos distinguir a un político honesto de otro corrupto e incapaz.

Ahora vemos casi a diario en los medios cómo, éstos corruptos e incapaces políticos, siguen mintiendo con total descaro, a pesar de ser imputados en escándalos de corrupción, de mostrar las pruebas de su corrupción e incapacidad, de su deshonestidad; ninguno de ellos tiene la menor intención de dimitir, ya han demostrado sobradamente su incapacidad y su nivel de corrupción… ¿a qué esperan para dimitir y convocar elecciones legislativas…? ¿A que la ciudadanía se lance a la calle en busca de sus cabezas para jugar un partido de fútbol?

La táctica de esconderse tras los plasmas de TV no sirve de nada; hacer oídos sordos a las justas reclamaciones de la ciudadanía sólo sirve para agravar aún más la situación… pero mentir descaradamente cuando se les ha pillado a todos “con las manos en la masa”, es un insulto a la ciudadanía que ya no se puede consentir más.

Mientras el trabajador medio apenas puede llegar a final de mes, puesto que el salario medio en España es de los más bajos de la Unión Europea, a pesar de trabajar más horas que la mayoría de los trabajadores de la UE, y más de 6 millones de parados no tienen esperanza alguna de conseguir un empleo digno, ya que el Gobierno se ha cargado a la brava todos los derechos laborales y ha eliminado las pocas ayudas que tenían los parados de larga duración a los que ya no se les ofrece ningún tipo de ayuda, dejándoles al completo abandono en la indigencia; nuestros corruptos e incapaces políticos, se afanan en conseguir puestos ejecutivos en aquellas grandes empresas multinacionales a las que concedieron favores. Favores que le cuesta un ojo de la cara a cada ciudadano, pues todo sale del dinero público. Se afanan en ocultar sus grandes capitales de dinero negro, producto de sus prevaricaciones y corrupciones, en paraísos fiscales, a los que amenazan de dejar de llevar allí sus depósitos si facilitan alguna información sobre sus cuentas a la justicia. Observándose cómo, países como Suiza o Andorra, por no ir muy lejos, empiezan a poner trabas para facilitar la información a la justicia.

Y lo peor de todo esto, es que estos políticos corruptos e incapaces lo hacen porque saben que la población no se atreve a jugar al fútbol con sus cabezas… pero se olvidan de que todo tiene un límite y, ellos, hace tiempo que se pasaron de la raya.

© José Luis Giménez 

www.jlgimenez.es 

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.