Obra de teatro infantil con un importante mensaje para los jóvenes en el este de la RDC

Obra de teatro infantil con un importante mensaje para los jóvenes en el este de la RDC

TERRITORIO DE MASISI, República Democrática del Congo, 13 de noviembre de 2014 (ACNUR) – En una escuela del este de la República Democrática del Congo (RDC) un grupo de más de 50 estudiantes de secundaria grita y ríe a carcajadas al escuchar que uno de sus profesores ha dejado embarazada a una alumna. Si bien no es realmente verdad, ya que estos muchachos forman parte del teatro participativo del Instituto Bustani, donde estudian, es un escenario desafortunadamente muy verosímil.

“Cuando organizamos teatro participativo, este siempre tiene un vínculo con la realidad y con un problema que ocurre en la escuela”, afirma Mulira Muzee quien trabaja para Search for Common Ground, una organización no gubernamental que se dedica a la prevención y resolución de conflictos. Añade que en el ejercicio de hoy el embarazo imaginario de la estudiante “dará lugar a problemas entre la esposa del profesor y la joven, pero también, entre la muchacha y sus padres, que la rechazarán. Ella, entonces, estará sola”.

Resulta  alarmante que se trate de una situación bastante común en la provincia de Kivu Norte, en el este de la República Democrática del Congo, especialmente en el territorio de Masisi, una región antiguamente sin normas donde muchos de los jóvenes que participan han sido desplazados en el pasado. Los estudiantes pueden imaginar el dilema sin dificultad y esto ayuda a que el drama sea más pertinente y su objetivo de prevenir la violencia sexual y la explotación de los niños, en un área donde los jóvenes son particularmente vulnerables, más eficaz.

La ONG Search for Common Ground está llevando a cabo las clases de teatro participativo en las escuela de Masisi como parte de un programa más amplio del ACNUR para el territorio, programa que también incluye la prevención del VIH y SIDA e información masiva sobre salud reproductiva. Los resultados han sido alentadores.

“Los mensajes [contra la violencia y la explotación] nos han ayudado mucho. Han tenido un efecto positivo sobre los estudiantes y los profesores”, cuenta Germain Wetewabo, directora del Instituto Bustani, una escuela secundaria de estudios veterinarios, matemática y física.

“Ha habido una creciente toma de conciencia por parte de los profesores y de los alumnos de que alguien que se comporta así merece una pena”, asevera, haciendo hincapié en que el ejercicio les ayudó a comprender las posibles consecuencias.

Muzee concuerda, añadiendo que, después de tomar parte en el teatro participativo, “los estudiantes se dan cuenta de que no se deben entregar a los profesores. Se queda en su mente”. Clarisse*, estudiante de quince años de edad, dice que el teatro “ayuda a los estudiantes en su vida cotidiana y que ellos también pueden enseñar a otros que no tuvieron la oportunidad de ver esta obra”.

Como parte del mismo programa, el ACNUR y Belenfance, una ONG socia, ayudan a los niños sobrevivientes de abusos o explotación que no pudieron asistir a la escuela o proseguir sus estudios. Los hijos de trabajadoras sexuales también han sido asistidos.

Un miembro del personal de una escuela primaria que está participando en el proyecto manifestó que algunos de los alumnos, en su mayoría huérfanos, habían sido empleados previamente en comercios inadecuados, tales como la entrega de alcohol a mercados y bares. Relató que ellos tenían que trabajar largas horas y corrían el riesgo de ser violados. También tenían dificultades para encontrar alimentos.

Belenfance quiere enviar, este año, más de 130 niños de regreso a las escuelas en el territorio de Masisi. Noventa y tres de ellos han sido víctimas de explotación sexual y el resto son los hijos de trabajadoras sexuales. Con el financiamiento actual, sólo 48 niños se han podido inscribir hasta el momento, pero el ACNUR está buscando más apoyo para que todos los identificados por la ONG puedan asistir a la escuela.

El funcionario de la escuela primaria dijo que los niños querían inscribirse cuando vieron a sus amigos asistir. Agregó que el año pasado, como un gesto de buena voluntad, la escuela dispensó del pago de las matrículas a los nuevos estudiantes, muchos de los cuales nunca habrían sido capaces de pagarlas.

Belenfance respalda, asimismo, las actividades de generación de ingresos para los padres de algunos de los niños incluidos en el programa, de modo que puedan mantener a su familia y permitir que sus hijos asistan a la escuela. El programa incluye apoyo para la cría de ganado, la costura y la peluquería.

La ONG local también organiza actividades diarias para prevenir la violencia sexual y la explotación infantil, incluyendo campañas de sensibilización en los cuatro asentamientos de desplazados internos en Masisi. Achille Rutebuka, un trabajador social  de Belenfance, visita otro campamento y difunde un mensaje de sensibilización a viva voz a través de su megáfono.

“Las niñas y los niños que viven en campamentos de desplazados internos se ven, con frecuencia, obligados a someterse a relaciones sexuales simplemente para sobrevivir. Sus padres no pueden hacer nada para evitarlo, ya que no están en condiciones de mantener a sus hijos”, dice Rutebuka al tiempo que añade que los programas, tales como el que se está llevando a cabo en Masisi, son de gran ayuda. “Podemos ver un cambio con las actividades de promoción realizadas por el ACNUR. El mismo es palpable”.

Más de 900.000 personas aún siguen desplazadas en toda la provincia de Kivu Norte.

Por Céline Schmitt en el territorio de Masisi, República Democrática del Congo.

Gracias a la Voluntaria en Línea Adriana Laura Alemandi por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.

*Nombre cambiado por razones de protección.

ACNUR

Foto: © ACNUR/ B.Sokol

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.