Eclecticismo y materialismo filosófico

Eclecticismo y materialismo filosófico

Sin ánimo de ser exhaustivo. Ya que es una cuestión muy amplia, y con numerosas perspectivas y análisis posibles, escribo, sobre el presunto desprecio o minusvaloración, que la mayor parte de la filosofía académica universitaria española tiene respecto al materialismo filosófico de Gustavo Bueno, como dicen algunos. En primer lugar, no creo que sea del todo cierto.

Lo que sí existe es una negativa de las distintas corrientes filosóficas actuales a dejarse absorber por el materialismo de Bueno.Y reconozco que es la escuela filosófica más potente, conceptualmente, y más sistemática.

Pero, el hecho de que sea la mejor filosofía elaborada hasta el momento, no supone que la fenomenología, la hermenéutica critica, la filosofía analítica, y otras teorías filosóficas deban desaparecer, y únicamente, deba existir el materialismo filosófico. Porque la confrontación dialéctica y crítica de planteamientos ontológicos y epistemológicos diversos es positiva en filosofía, junto con otras argumentaciones que se podrían aducir.

Quizás, lo que más reduce la expansión del materialismo de Bueno es su terminología, y sus prolijas categorizaciones y clasificaciones. Es una nueva especie de escolástica de los siglos XX y XXI. Y claro, también las otras corrientes filosóficas poseen un lenguaje técnico y especifico, y los que filosofan en ellas se creen, lógicamente, con derecho a utilizarlo también, y a que se analicen sus planteamientos, y se discutan o critiquen.

Por supuesto, se puede adoptar una actitud de defensa del materialismo filosófico de Bueno, como la única filosofía verdadera, pero esto es compatible también con el respeto y valoración de otras doctrinas y  corrientes.

Además, la filosofía  que es un saber de segundo grado está en evolución, no está fosilizada y acabada. Seguirán escribiéndose tratados filosóficos en el futuro. E irán, inexorablemente, apareciendo nuevas y originales  clasificaciones filosóficas con el transcurso del tiempo, incluso sucederá esto también a partir del legado que dejará el gran filósofo que es Gustavo Bueno. Esto, a mi juicio, es indudable, si pensamos en los próximos siglos.

No cabe duda, que las obras de Gustavo Bueno, ya forman parte de la Historia de la Filosofía, y ocupan un espacio muy destacado, y cada vez serán más valoradas también en otros países. Pero el ejercicio del eclecticismo no es una mala actitud, en principio. Considerando que también en otras escuelas filosóficas puede haber verdad, y teorías útiles y explicativas de lo real. Ya que  se presupone, entre otras cosas, la ausencia de dogmatismos, y una interpretación más abierta, diversa y racional de la realidad.

La filosofía académica no puede estar ocupada, por una sola escuela filosófica, como si fuera el fin de la historia, es normal que existan más corrientes filosóficas, y esto es algo sabido en Europa,  Hispanoamérica y en Estados Unidos.

Y esto no supone que el materialismo filosófico no sea muy útil para entender y clasificar la realidad, y para pensar y argumentar con coherencia.  El idealismo o espiritualismo también es analizable y criticable desde las coordenadas materialistas que niegan su validez. Pero, por eso mismo, lo estudian y lo conceptualizan.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.