Renta básica vitalicia

Renta básica vitalicia

La propuesta de aprobar en Suiza a través de una votación una renta básica vitalicia de 2.200 euro mensuales para cada adulto, y de 562 euros para los menores es una iniciativa, a mi juicio, pionera y sorprendente. Y  parece que votarán a favor alrededor del 30% de la población. No deja de ser una proposición polémica y abierta a la discusión. Los suizos darán su parecer en las urnas el próximo 5 de junio. Un país rico como Suiza quizás se lo puede permitir.

Considero que, en realidad, es mejor propiciar una renta mínima digna para las personas que son parados de larga duración, o para los ciudadanos que están en situación de pobreza o desamparo. El resto de ciudadanos ya tienen ingresos que les permiten vivir con dignidad.

Aunque, también es cierto que vamos hacia un futuro en que la creciente automatización de los procesos productivos y, en general, de numerosos trabajos y ocupaciones puede plantear la necesidad de adoptar medidas parecidas en otros países. Las compras online, el teletrabajo, etc., son ejemplos de una nueva época que ya está empezando a surgir con fuerza. Es la digitalización generalizada de muchas actividades laborales. Y cada vez irá a más en los próximos años. Con avances como las impresoras 3D,  y otros muchos, se está produciendo un cambio social considerable.

La propuesta suiza me parece exagerada, y es una prueba más de  que algunos países viven aislados de los demás, en lo relativo a ciertas cuestiones. Estimo que es desproporcionado que se proponga pagar, durante toda la vida, una renta, con independencia de sus ingresos, a todos los ciudadanos suizos. Aunque me parece legítimo que decidan, libre y democráticamente, sobre la iniciativa a través de la votación.

Se puede pensar que es una propuesta irrealizable, por ser una utopía muy alejada de la realidad económica y social. Al menos, tal como es planteada por un grupo de ciudadanos independientes suizos, me parece inviable. Debe pensarse en que somos también ciudadanos del mundo, y que mil millones de personas están muriendo de hambre. Lo que  debería hacer reflexionar y tomar medidas. No es lógico que las personas que disponen de ingresos adecuados también reciban la renta mínima vitalicia. Podría enviarse a las zonas con hambre en el mundo, a los más necesitados.

El actual gobierno suizo estima que este subsidio garantizado aumentaría los impuestos, incitaría a no trabajar, etc. En cambio Los Verdes y una parte reducida de los socialistas en Suiza apoyan la iniciativa. El resto de partidos políticos se oponen.

De todas formas, un considerable número de economistas en todo el mundo están afirmando las ventajas de la implantación de una renta básica universal. Y países como Canadá, Países Bajos y Finlandia están analizando las consecuencias de su posible implantación.En cuanto a las vías de financiación de la renta básica incondicional pueden ser varias. Estableciendo una microtasa, o una tasa suficientemente elevada sobre las transacciones financieras, especialmente, sobre las que mueven más dinero, deducciones sobre los salarios o los ingresos más altos, etc.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.