Más control en la bodega de los aviones

Más control en la bodega de los aviones

El reciente accidente de aviación en la península del Sinaí en el que han muerto 224 personas, en su mayoría rusas, pone de relieve la necesidad de aumentar las medidas de seguridad. Si, como afirman los servicios secretos británicos y norteamericanos, es muy probable que el avión ha sido derribado por una bomba colocada en el interior de una maleta, o en la misma bodega dónde están colocadas las maletas, poco antes del despegue, por un individuo disfrazado de operario, o por un falso trabajador del aeropuerto de Sharm el Sheij, las consecuencias son igual de terribles.

Por muy exhaustivos que sean los controles del equipaje de todos los pasajeros, esto no es suficiente, si, al mismo tiempo, no se revisa, minuciosamente, la bodega de los aviones, y se controlan los turnos del personal encargado de introducir las maletas en la zona habilitada para ello en el “vientre” de los aparatos.

También es cierto que con miles de vuelos y aviones operando, continuamente, en todo el mundo es muy difícil lograr que no se produzca ningún atentado terrorista. Parece que en el caso de este avión, si hubiera habido más control de la bodega del avión no habría llevado una bomba que explotó en pleno vuelo.

A ver si sirve de aviso para no descuidar la seguridad en ningún punto de los aeropuertos, ni siquiera en los que no parecen susceptibles de ser peligrosos. Cualquier detalle que se descuide puede ser mortal de cara a la seguridad de los viajeros.

Los que quieren atentar buscan los puntos débiles de los aeropuertos, y por lo que se ve, los encuentran. El personal que trabaja en los aeropuertos debe ser muy profesional, ya que si no es así, la seguridad salta hecha añicos.

También es cierto que la seguridad absoluta no existe. Porque pueden producirse fallos técnicos de diverso tipo, y las contingencias imprevistas pueden desorganizar, hasta cierto punto, el funcionamiento de cualquier aeropuerto, aunque estén previstas con protocolos específicos.

Si, en todos los países del mundo hubiera el mismo riguroso nivel de seguridad en los aeropuertos, habría menos accidentes y menos atentados, pero como parece que no es así, las consecuencias saltan a la vista. Quizás en un aeropuerto de Estados Unidos un atentado de este tipo no se hubiera producido. Porque los controles son, extremadamente profundos y estrictos, en relación con los pasajeros y las maletas. Y se supone que deben de disponer de personal trabajando que son de plena confianza.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.