Turquía rechaza la resolución estadounidense-armenia

Turquía rechaza la resolución estadounidense-armenia

El gobierno turco expresó su decepción acerca de la resolución sobre el “Genocidio Armenio”, adoptada por el Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense, que exhorta al gobierno de los EE.UU. a ”recordar y observar el aniversario del Genocidio Armenio el 24 de abril de 2014″.

Dos de los principales ministros del gabinete turco criticaron enérgicamente la resolución estadounidense, declarando que la resolución fue “preparada en forma inepta y apresurada”.  El ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, quien ha hecho lobby para que todo el tiempo haya “cero problemas con los vecinos”, declaró que se había esperado que el Senado de los EE.UU. rechazara el proyecto de ley, una vez que éste fuera a votación en el recinto del Senado. Haciendo un discurso el viernes en Hiroshima, antes del encuentro de la Iniciativa de No Proliferación y Desarme, el ministro Davutoglu dijo: “Esta clase de oportunismo no funciona bien. Nadie se beneficia con el deterioro de las relaciones turco-estadounidenses”.

La resolución fue iniciativa de un partidario de que los asesinatos de 1915 en Anatolia sean reconocidos como “genocidio”, el presidente del Comité, senador Robert Menéndez.

El vice-primer ministro turco Alí Babacan también criticó la resolución. Durante una visita a Washington para participar de una reunión del FMI y el Banco Mundial, él dijo que: “un tema acerca de algo que sucedió un siglo atrás, que incluso no está científicamente probado si realmente ocurrió o no, está siendo usado como un instrumento de la política interna de los EE.UU. y eso no está bien”.

Las comunidades armenias en todo el mundo han estado presionando por un reconocimiento a escala mundial del “Genocidio Armenio”, desde que los armenios fueran deportados de Anatolia durante la Primera Guerra Mundial y se establecieran en distintos países desarrollados. La diáspora armenia condena la negación del gobierno turco e insta a Ankara a que acepte el hecho de que los armenios fueron asesinados en masa, convirtiendo los eventos de Anatolia en el primer genocidio del siglo XX.

El gobierno turco rechaza los cargos, declarando que si bien las matanzas de 1915 tienen que ser condenadas y que como consecuencia del conflicto perdieron la vida centenares de miles de civiles de ambos bandos, los hechos no constituyen un “genocidio”, orquestado por el gobierno.

Turquía sostiene que los hechos de 1915 tienen que ser estudiados en detalle por los historiadores y no deben ser manipulados por los políticos, en pro de ventajas políticas. ”Hacer que cualquier tercer país se involucre en el tema, va a tener una influencia altamente negativa”, dijo Davutoglu, instando a la diáspora armenia a no caer en la provocación.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.