Resetear la política argentina

Resetear la política argentina

Según una encuesta realizada por la Universidad de San Andrés en encuestados durante el 15 al 28 de diciembre de 2020, en ocho regiones NOA, NEA, Cuyo, Sur Buenos Aires, a la pregunta sobre la satisfacción política con los poderes y su desempeño el 76% esta insatisfecho con el margen general de las cosas, solo el 22% está satisfecho. 

En Argentina los bloques partidarios que han llegado al gobierno han demostrado gran potencial para ganar elecciones, no obstante, no han podido conformar políticas de estado. 

La grieta sirvió y sirve a ambos bloques partidarios para perdurarse en el poder con alternancia. En el medio de la grieta está el ciudadano, cautivo de los vaivenes. 

Tal como se resetea una computadora para que vuelva a funcionar bien o mejor de lo que funcionaba, así debe hacer la dirigencia política. Ese poder de reseteo, contrariamente a lo que se cree, no lo tienen los políticos, sino el ciudadano. 

El 2020 demostró la paciencia del ciudadano argentino, que apoyo en marzo 2020 al gobierno nacional, con respecto a sus políticas asumidas con respecto a la el covid-19, la pandemia y la cuarentena. 

Pero las sucesivas marchas y contramarchas con medidas que excedían en momento histórico que atravesaba la argentina como modificación de fondo (libertad de presos, caso Vicentín, reforma de la justicia, tomas de tierras, derecho privado, velorio de Diego Maradona, y proyecto de Interrupción Voluntario del Embarazo).  

Discusiones desacertadas, en un momento en que la población argentina perdía sus libertades individuales, fuentes de trabajo, y la vida de seres queridos. Argentina vive en crisis económicas sucesivas producto de gobiernos ineficaces e ineficientes.  

Según la consultora Acierto sobre la situación política en Argentina mes de diciembre los encuestados al respondido que la evaluación positiva del presidente Alberto Fernández tuvo una caída desde su pico de 85,7% en marzo que continuo hasta noviembre. En la última medición la imagen positiva se situó en 50,6%. Los encuestados destacaron como positivo la gestión frente a la pandemia, la honestidad y la capacidad. Lo negativo la influencia de Cristina Fernández como negativo.   

The Wall Street Journal, realizo en una columna duras críticas al gobierno argentino, afirmando que existe una crisis de credibilidad. Mary Anastacia O’Grady analizo la situación económica y critico la gestión de la pandemia.  

O;Grady afirmo “Ninguna ayuda extranjera puede arreglar un país donde la economía productiva se ha reducido a una herramienta al servicio de los intereses de una clase política todopoderosa”.    

Cada país se ocupará de solucionar sus problemas internos. La pandemia deja a nivel mundial medidas de proteccionismo, que se irán endureciendo a medida que pase el tiempo. La nueva geopolítica se basará en la teoría de la patada de la escalera, los países fuertes lograran sus desarrollos económicos a costa de los más débiles. 

En un primer momento el gobierno nacional quiso volver a imponer la restricción de circulación dentro del país. No encontró consenso político ni social. Los argentinos no estamos dispuesto a entregar nuestras libertades constitucionales. 

Por medio del Decreto y por los gobernadores, muestran los desacuerdos políticos. Dejan al descubierto las diferentes realidades y formas de vida que existen en un país de extensiones y paisajes extraordinarios. Argentina es una nación federal y multicultural. 

El decreto 4/2021 regula el toque de queda sanitario en todo el país. El mismo afirma que cuando se cumplan los parámetros sanitarios se adopten medidas de limitación de circulación: la razón de los casos, defina como el cociente entre el número de casos confirmados acumulados en los últimos 14 días previos sea superior a 1,2. Y la incidencia definida como el número de casos confirmados acumulados de los 14 días por 100.000 habitantes, sea superior a 150. Las provincias y Ciudad Buenos Aires deberán limitar la nocturnidad en las actividades que lleven alto riesgo de transmisión 

Los distritos más complicados aplicaron idénticas medidas, Ciudad de Buenos Aires y Provincia de Buenos Aires “la actividad comercial, gastronómica, cultural y entretenimientos cerraran de 1 a 6, y habrá libre circulación. Se estableció reducción a un máximo de 10 personas para los encuentros sociales, tanto en lugares abiertos como cerrados. 

Conclusión

Los políticos argentinos tienen un gran trabajo que realizar resetearse o el ciudadano lo hará por ellos. 

Algunos dirigentes locales como gobernadores e intendentes dieron prioridad al ciudadano y sus demandas, han tenido empatía con ellos. Realizando políticas en este tema adecuadas a sus realidades regionales. Mirando la situación interna, de contagios, de equilibrio sanitario y económico. 

Los nuevos líderes que gobiernen el nuevo mundo ya no serán los que implementen políticas primitivas, se tendrán que resetear y agiornar al siglo XXI, en la era de acuario que dura 200 años.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.