El regreso de ” Xarıbülbül ” y los mensajes enviados desde Shusha al mundo

El regreso de ” Xarıbülbül ” y los mensajes enviados desde Shusha al mundo

Por Aslan Aslanov

El festival de música ” Xarıbülbül”, continuación de la victoria de Karabaj, es otra gran historia de éxito.

Del festival de música ” Xarıbülbül”

Este es un evento sin precedente en la historia moderna del país, el lugar que nos abraza después de muchos años de separación. Azerbaiyán ha estado viviendo bajo la influencia de otra gran historia de éxito, una continuación de la victoria de Karabaj, durante una semana. Nunca ha habido un festival de música en el mundo como el festival de música ” Xarıbülbül”,

Esto fue el regreso de ” Xarıbülbül “,fue otra brillante demostración del modelo azerbaiyano de multiculturalismo, y se enviaron al mundo mensajes instructivos espirituales y políticos a través del lenguaje de la música de nuestra antigua patria, nuestra capital cultural Shusha …

Shusha-una ciudad que no se rompe, protege el espíritu de Azerbaiyán

Visité Shusha muchas veces en mi juventud. Mi hermana estaba estudiando en Shusha Pedagogical College y fui a verla tan pronto como tuve la oportunidad. Me paraba en la llanura y miraba las montañas durante horas, miraba el amanecer o el atardecer y trataba de probar el agua del manantial de Isa.

Este viaje, por supuesto, fue completamente diferente y, como todas las personas invitadas al festival, me sentí orgullo, sentimientos indescriptibles.

Shusha es nuestro tesoro nacional, la antigua ciudad de Azerbaiyán. Tomando una decisión histórica, nuestro presidente la declaró la capital cultural de Azerbaiyán. Después de eso, anunció que el festival de música “Xarıbülbül”, la Noche de Poesía de Vagif se llevarían a cabo en Shusha . No tuve que esperar mucho. Seis meses después del Día de la Victoria, los sonidos del mugham (música nacional de Azerbaiyán) y la música que se elevaban desde la llanura de Cıdır düzü se extendieron por todo el mundo. Demostró claramente quién es quién, quién qué cultura tiene, quiénes son los verdaderos dueños de Karabaj.

Shusha, fundada por Panahali Khan hace unos 270 años, siempre estuvo habitada por azerbaiyanos hasta la ocupación, y todo el aura y las paredes de piedra de esta ciudad estaban imbuidas del espíritu azerbaiyano. El presidente Ilham Aliyev enfatizó este punto en la ceremonia de apertura del festival: “No importa cuánto lo intentaron los armenios, no pudieron borrar el espíritu azerbaiyano de Shusha. Sí, los edificios fueron destruidos por el enemigo odiado, nuestras mezquitas fueron destruidas, nuestros monumentos históricos fueron destruidos. Pero Shusha pudo preservar el espíritu de Azerbaiyán. Shusha estuvo en cautiverio durante 28 años y medio, pero no se rompió, protegió su dignidad, protegió su espíritu nacional, protegió el espíritu de Azerbaiyán. Durante nuestra primera visita a Shusha después de la ocupación, también lo observamos y estábamos muy orgullosos de ella.

El presidente Ilham Aliyev, que ha visitado Shusha tres veces en seis meses, dice que no quiere irse cada vez que viene aquí: “Shusha tiene un aura única. Nunca he visto una ciudad como Shusha en el mundo”.

Nuestro pueblo ha vivido 30 años añorando a Karabaj, a Shusha, pero nunca ha perdido la fe. “Me gustaría que fuéramos juntos a Shusha con ustedes. Lo haremos, créeme, lo haremos. Shusha es el corazón de Azerbaiyán, un motivo de orgullo para todos los azerbaiyanos. Shusha es el símbolo de nuestra cultura e historia. Shusha es muy querida por todos nosotros. Pero no sólo Shusha, también nos echamos de menos las montañas de Lachin. No podemos vivir sin Lachin. Aghdam, Fuzuli, Jabrail, Zangilan, Gubadli, manantiales de Kalbajar, Isti-su – no podemos vivir sin ellos” – el festival se abrió con estas palabras del gran líder Heydar Aliyev, que dijo con indomable confianza hace muchos años. Estas palabras, que fueron la nota clave del evento, me hicieron volver a aquellos días. Tras buscar en mi archivo, he precisado la fecha y el lugar: 20 de marzo de 1998, Mardakan, Sanatorio de Absheron. El gran líder pronunció estas palabras en la ceremonia festiva de Novruz para los refugiados y desplazados. Después de 23 años, estos sueños se hicieron realidad, el presidente Ilham Aliyev cumplió el sueño de su padre. Ya estamos en Shusha, hemos vuelto a Lachin, Agdam, Fuzuli, Jabrail, Zangilan, Gubadli, Kalbajar. Ver el día en que nuestra bandera tricolor ondee majestuosamente en Karabaj, besar la tierra sagrada de Karabaj es realmente una gran felicidad que nos ha concedido el destino.

Fiesta de la música y la unidad, el retorno y la dignidad nacional

No es casualidad que el festival de música “Xarıbülbül , que se celebró por primera vez tras una larga pausa, estuviera dedicado a la memoria de nuestros mártires. Estamos agradecidos a los valientes hijos de la Patria, que dieron su vida por este brillante día, heridos, que perdieron la salud, nuestro valeroso ejército, el soldado azerbaiyano. El pueblo y el ejército se unieron en torno al Presidente y al comandante en jefe en un solo puño, y este fue el principal factor de la victoria. Inclinamos la cabeza ante todos los que han hecho realidad este sueño. ¡El recuerdo de los héroes caídos vivirá para siempre!

El festival de este año, celebrado en la llanura Cıdır düzü , se convirtió en un verdadero festival de música y unidad, de retorno y dignidad nacional. Representantes de varias naciones residentes en Azerbaiyán en un escenario construido en una alta meseta montañosa, interpretaron canciones molokanas, canciones y bailes talysh, avar, lezguin, tártaro, kurdo, udin y judío, es decir las de todas las minorías residentes aquí. También fue muy simbólico porque en los 44 días de la Guerra Patria ni un solo grupo étnico se apartó de la causa común. ¡Todos ellos contribuyeron a la Victoria, que fue realmente la Victoria común del pueblo multinacional de Azerbaiyán!

No es casualidad que el festival se organizara en vísperas de la fiesta del Ramadán. Como subrayó el presidente, somos una nación apegada a nuestra lengua, religión, nación, raíces espirituales, de lo contrario nunca habríamos podido acabar con la ocupación. Todos estos años hemos vivido con un objetivo: liberar la tierra, restablecer la justicia, preservar la dignidad nacional y lo hemos conseguido. Este acontecimiento demostró una vez más que regresamos a Shusha y que a partir de ahora viviremos aquí para siempre.

Cabe destacar el programa y la organización del festival. Los representantes de varias naciones se sustituyeron en el escenario. Desde los primeros minutos del acto de casi una hora y media de duración, se percibió que la idea había partido del Presidente. Durante todo el Festival, fuimos testigos, una vez más, del perfecto gusto y talento directivo de la Presidenta de la Fundación Heydar Aliyev, la vicepresidenta primera Mehriban Aliyeva. Se vio claramente en cada detalle, desde el diseño del escenario hasta la selección de la música y la secuencia de las actuaciones.

Todos los pueblos que viven en Azerbaiyán han contribuido realmente a la victoria en la Guerra Patria. La guerra de 44 días, que terminó con victoria, demostró una vez más que todas las naciones de Azerbaiyán viven en condiciones de amistad, hermandad y solidaridad. El presidente Ilham Aliyev señaló este momento en su discurso, y el festival fue una vívida demostración de la inquebrantable unidad nacional de nuestro país.

Mientras trabajaba en el artículo, recordé las conmovedoras palabras pronunciadas por el presidente turco Recep Tayyip Erdoğan en Bakú, en el Desfile de la Victoria en la Plaza de Azadlıq: “La niebla en las montañas de Shusha ya no te hace sentir triste. La flor de ” Xarıbülbül” en cautividad es libre y será más hermosa. El río Kondelanchay se llenará más. El río Araz cantará su canción más fuerte. Las voces que cantan “Karabaj shikestasi” serán más fuertes”. En el día de primavera vi la confirmación de las palabras del respetado Erdogan, que dijo en uno de los días del invierno pasado: la flor de ” Xarıbülbül” liberada se abrió más bellamente, nuestros ríos se hicieron más caudalosos, la canción de “Karabaj shikestasi” sonó en la llanura Cıdır düzü sacudió los corazones y las montañas.

Una epopeya heroica sin precedentes

Hace un año la música extranjera sonaba en estos lugares. Hace dos años, Pashinyan se encontraba en estado de borrachera, bailando en la llanura de Cidir Duzu.

Los verdaderos dueños de estos lugares han regresado. Hoy el eco del mugham se escucha en las montañas de Shusha, los sonidos de la música autóctona se oyen por todas partes, y el azan vuelve a sonar en las mezqutas.Gracias a la determinación, el coraje y la capacidad de liderazgo militar del comandante en jefe Ilham Aliyev, el gallardo ejército de Azerbaiyán puso fin a treinta años de ocupación y larga espera, creando así una epopeya heroica inolvidable.Y la página más gloriosa, la parte final de esta epopeya, es sin duda la operación Shusha.

Estaba viendo la operación de Shusha de cerca, y las escenas de las batallas cobraron vida ante mis ojos involuntariamente. Los que no han visto estos lugares no pueden imaginar lo que significa la captura de la ciudad-fortaleza. Shusha es una fortificación natural, rodeada por cuatro lados por montañas infranqueables, desfiladeros y escarpados acantilados. El enemigo posicionó tanques y cañones en la cima de la montaña, ocupando la posición defensiva. Bajo el fuego de los tanques y los cañones de los agresores, los valientes soldados azerbaiyanos trepaban por escarpados acantilados y eliminaban al enemigo en la lucha cuerpo a cuerpo. En las batallas por Shusha sufrimos pérdidas. Pero nuestros valientes soldados avanzaron sin dudar un instante. En palabras del Presidente, el espíritu nacional les hizo avanzar y eso fue lo que aseguró la victoria. “La liberación de Shusha significó en realidad el colapso del ejército armenio y del Estado armenio, porque un día después Armenia se vio obligada a firmar el acta de rendición en nuestros términos, y devolvimos las regiones de Lachin, Kalbajar y Aghdam sin que se disparara un solo tiro. No es casualidad que el 8 de noviembre -el día de la liberación de Shusha- haya sido declarado en Azerbaiyán como fiesta oficial del Estado, declarado el Día de la Victoria, y celebraremos esta fiesta todos los años”, – estas palabras del Presidente en la inauguración del festival en Cidir Duyu, fueron recibidas con un largo aplauso y expresaron la voluntad del pueblo, demostrando una vez más la importancia de la operación de Shusha. Como dijo el victorioso comandante en jefe, hace seis meses volvimos a Shusha, luchando, derramando sangre. Y hoy, “la cultura azerbaiyana, sus representantes destacados han vuelto a Shusha; este regreso es una realidad con la que todo el mundo debe contar.

Lo que está ocurriendo hoy en Shusha es al mismo tiempo una confirmación de quién es quién. Podemos ver que durante los últimos 28 años, los armenios no han creado nada, al contrario, han destruido la ciudad y secado los manantiales, porque esta ciudad y estos manantiales no les pertenecen, son extraños. Los verdaderos dueños de estos lugares inmediatamente después de su regreso comenzaron a construir y crear, el mundo entero lo ve. También considera que a partir de ahora el pueblo azerbaiyano vivirá en Shusha para siempre. Las obras de reconstrucción ya han comenzado en la ciudad. En la mezquita reparada de Yukhari Govhar aga se celebró un namaz festivo. Un día en el que estábamos en la ciudad, en vísperas de la fiesta del Ramadán, se colocaron los cimientos de una nueva y majestuosa mezquita en Shusha. Ese día empezó a brotar agua del manantial “Khan Gizi Natavan”, que había sido drenado por los armenios.

Bajo la impresión del festival “Xarıbülbül” volví a ver las grabaciones de vídeo de los discursos del presidente Ilham Aliyev al pueblo durante la guerra, sus entrevistas, las declaraciones a los medios de comunicación extranjeros. Esta vez un punto me llamó especialmente la atención. Si se fija, al hablar de Pashinyan, nuestro Presidente suele utilizar expresiones irónicas. Sin embargo, cuando habla de los dos presidentes anteriores, Kocharyan y Sargsyan, aprieta el puño y su ira le supera. Dice: “Hemos aplastado al ejército armenio. Al mismo tiempo, hemos dado una lección a los criminales que dirigieron Armenia durante muchos años. Destruimos el ejército de Kocharyan, Sargsyan”. Kocharyan y Sargsyan son asesinos de niños, que derraman la sangre de nuestro pueblo. El interminable sentimiento de odio hacia ellos proviene en primer lugar de esto. ¡¿Dónde más?! Durante años, el presidente de Azerbaiyán ha tenido que sentarse a la mesa de negociaciones con esos criminales, depositando sus esperanzas en una resolución pacífica del conflicto para evitar el derramamiento de sangre. Por supuesto, es difícil imaginar el ambiente de las negociaciones, la tensión vivida. Pero su arrogancia, su insolente prepotencia, su demostrativa terquedad, las inaceptables condiciones que imponían… todo ello no podía sino provocar tensión nerviosa. Parece que la ira, que el presidente Ilham Aliyev tuvo que reprimir en su momento, aún no se ha enfriado. Y probablemente no se calmará hasta que estos criminales de guerra sean llevados ante la justicia.

Días sin y con Shusha

La guerra patriótica, su episodio glorioso – la operación de Shusha, esta batalla uno a uno de Azerbaiyán y Armenia puso fin al mito de la “invencibilidad del ejército armenio”, demostró al enemigo y al mundo nuestra fuerza. En los primeros días de la guerra, nuestro Presidente dijo: “Sin Shusha, nuestra causa se quedará a medias” y, como siempre, cumplió su palabra.

No quiero hablar largo y tendido de nuestros días sin Shusha. Azerbaiyán sin Shusha era como un águila con un ala herida. Al igual que un pájaro no puede volar sin un ala, nosotros no podríamos vivir sin Shusha. Al devolver Shusha, nuestro Presidente nos dio la vida. Hoy en día no hay persona que no quiera ver estos lugares. Muy pronto el destino dará esta felicidad a todo el mundo.

Hojeando la historia de más de veinte años de negociaciones, vemos que el destino de Shusha nunca fue objeto de discusión. El estatus, el referéndum, los Principios de Madrid, la devolución de los cinco distritos, la opción del acuerdo de Kazán y más… Si las negociaciones hubieran continuado durante otros 20 años, los armenios nunca habrían aceptado devolver Shusha bajo ninguna condición. La forma militar-política de resolver el conflicto era también inevitable por esta razón.

Recuerdo las palabras pronunciadas por el jefe de Estado durante su primera visita a Shusha: “El pueblo azerbaiyano nunca aceptaría la pérdida de Shusha. Por eso la liberación de Shusha de la ocupación ocupaba un lugar especial entre nuestros objetivos”.

En cuanto al primer ministro armenio, Nikol Pashinyan, según admite, Shusha es una ciudad gris y aburrida para él. Pero los chauvinistas armenios, el lobby armenio, utilizaron Shusha como arma, insultando nuestra dignidad nacional con sus inauditos trucos allí. Al final, tendrían que responder por ello, y lo hicieron. A algunas fuerzas revanchistas que levantan la cabeza hoy, nuestro Presidente tiene una respuesta: el Puño de Hierro se mantendrá en su sitio y aplastará a cualquiera que se atreva a hacerlo.

El día tan esperado ha llegado, nuestros días con Shusha han comenzado. Por delante del corazón palpitante de Azerbaiyán – Karabaj, a Shusha le esperan hermosos días. Shusha se convertirá en una de las ciudades más bellas del mundo.Cada visita del presidente Ilham Aliyev a Shusha con los miembros de su familia -la primera dama Mehriban Aliyeva y sus hijas Leyla Aliyeva y Arzu Aliyeva- se percibe como un acontecimiento histórico. El Jefe de Estado iza la bandera de Azerbaiyán en los territorios liberados, en Shusha prende fuego a la fiesta de Novruz, reza en las mezquitas, pone los cimientos de carreteras, aeropuertos y proyectos de infraestructura en Karabaj, se lava las manos en el río Araz frente a los famosos puentes de Khudaferin, abraza el chinar gigante en Zangilan. Todos estos son momentos conmovedores que demuestran la pertenencia histórica de Karabaj al pueblo azerbaiyano, su amor por su tierra.

Un importante mensaje al mundo desde Shusha, desde la llanura de Cıdır Düzü

El festival de música “Xarıbülbül” se distinguió también por su importante mensaje dirigido al mundo. Los días 12 y 13 de mayo se reunieron en Shusha grupos folclóricos de diversas partes de nuestro país, eminentes maestros, corifeos de la cultura azerbaiyana y representantes de la prensa. Los representantes de los pueblos que viven en Azerbaiyán que actuaron en el festival demostraron que esta es la forma en que nuestros países deben desarrollarse. Sólo en países y sociedades multiconfesionales y multiétnicas puede haber desarrollo, unidad, solidaridad nacional y paz. Durante muchos años, Azerbaiyán ha hecho propaganda en el país, así como a nivel internacional, del multiculturalismo y la coexistencia entre diferentes pueblos. Compartimos nuestra experiencia y demostramos en la práctica que es posible. El festival de música “Xarıbülbül” fue otra vívida confirmación de ello.

Creo que uno de los mensajes más importantes fueron las sinceras publicaciones de la Primera Dama, Mehriban Aliyeva, en las redes sociales, así como las imágenes grabadas por los participantes en el festival durante un paseo por Shusha. Estas publicaciones, las tomas de vídeo muestran claramente que la vida en esta antigua ciudad está en su apogeo, y las obras de reconstrucción se están llevando a cabo en todas partes. Los funcionarios de la UNESCO, que se niegan a visitar Karabaj para documentar las barbaridades perpetradas en las ciudades y pueblos destruidos durante la ocupación, también pueden ver estas imágenes. Ven con qué diligencia y precisión se realizan los trabajos de restauración.

Somos la gente creativa; construimos, creamos. También es un mensaje muy importante. Nuestros enemigos, apoyados hoy por la familia francesa de Macron, el “vecino” Canadá, situado a diez mil kilómetros de la región del Cáucaso, la “superpotencia” Luxemburgo, cuyo territorio es cuatro veces más pequeño que Karabaj, llevaban 30 años robando, destruyendo y saqueando. Si Shusha fuera realmente una “ciudad armenia”, entonces el infame Zori Balayan no llamaría a los armenios a quemarla. Un propietario nunca quemaría su propiedad, al contrario, la apreciaría. La esencia de este mensaje al mundo de Azerbaiyán es la siguiente: ¡Shusha es nuestro hogar, al que hemos vuelto! ¡Para siempre!

Por último, uno de los mensajes más importantes, enviado por los participantes del inolvidable festival de música con sus brillantes actuaciones, fue el regreso de la cultura a Shusha después de 28 años. Que el mundo vea: ¡junto con el pueblo azerbaiyano, la civilización ha vuelto a Shusha.

 

Aslan Aslanov es el Presidente de la Junta Administrativa de AZERTAC, y Vicepresidente de la OANA

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.