Kim Phúc, la niña víctima de la guerra de Vietnam: “el perdón es más poderoso que cualquier arma. Perdonar engrandece el espíritu”

Kim Phúc, la niña víctima de la guerra de Vietnam: “el perdón es más poderoso que cualquier arma. Perdonar engrandece el espíritu”

En el programa “El Hormiguero” de Antena 3, dirigido por Pablo Motos, entrevista a Kim Phúc (en la imagen) y al fotógrafo Nick Ut (en la imagen). En el fondo aparece la fotografía que fue galardonada con el Premio Pulitzer en 1973.

Esta escena tan dramática comienza cuando llega una niña que el fuego le había quemado las ropas, era la pequeña Kim Phúc. Mientras se estaba quemando accionaba los brazos para reclamar ayuda e intentaba ponerse a salvo aterrorizada. La imagen que perpetuó los horrores de la guerra de Vietnam ha aparecido muchas veces en los medios de comunicación Kim Phúc es hoy la embajadora de la UNESCO. Está casada tiene dos hijos y reside en Canadá

Lejos quedan sus 17 operaciones de injertos de piel para curarle las quemaduras que el napalm produjo en el 65% de su diminuto cuerpo. La fotografía de Nick Ut, un fotógrafo de la AP, fue la instantánea que ganó el Premio Pulitzer en 1973. Nick la llevó al hospital y le salvó la vida.

Se desmayaba cada vez que las enfermeras la metían en la tina y cortaban la piel muerta. Pero no falleció. “Dentro de mí –decía- hay una niña pequeña y fuerte, que quiere vivir pero todo lo superé gracias al amor de mi familia y de Dios”. Una de las lecciones que ha aprendido de esta experiencia es a pedir perdón. Cuando leyó por primera vez las palabras de Jesús “ama a tus enemigos”, no sabía cómo hacerlo. Pensó que sería imposible. “Tuve que rezar mucho y no fue fácil pero, al final lo logré”.

En 1996 conoció a uno de los pilotos que participaron en el bombardeo de su aldea. Lo perdonó públicamente por que, asegura, “el perdón es más poderoso que cualquier arma del mundo”. Está convencida de que su vida es un símbolo de la esperanza y el perdón. “Perdonar engrandece el espíritu”.

Kim Phúc, en la entrevista con Pablo Motos, relata como vio caer las bombas y acabó envuelta en llamas. “Agradecí que no se quemaran los pies porque pude salir corriendo” comentaba. El fotógrafo Nick Ut ha contado como al principio comenzó a fotografiar como caían las bombas y pensaba que ya no quedaban supervivientes, Pronto empezó a ver como los niños salían corriendo. La niña Kim Phúc corría gritando y completamente desnuda. Nick ha comentado que dejó todo su equipo en la carretera y corrió a socorrer a la niña.

La condujo durante dos horas hasta un hospital y no quisieron atenderla, asegurando que no tenían medios. Sin embargo Nick Ut, sabía que si lo mandaban a otro hospital la niña moriría. “Saqué mi pase de prensa y les dije: ‘si esta niña muere mañana estará en todos las portadas de los periódicos’ y finalmente la atendieron”

Hoy en día Kim Phúc y Nick Ut siguen manteniendo una estrecha relación  “Es el tío Ut” comentaba entre risas Kim Phúc.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.