Todos debemos luchar contra la indigencia. El hambre es una afrenta a la dignidad humana

Todos debemos luchar contra la indigencia. El hambre es una afrenta a la dignidad humana

Recordemos que la ONG Manos Unidas fue galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, por “su apoyo generoso y entregado a la lucha contra la pobreza y en favor de la educación para el desarrollo en más de 60 países”, en el acta se destaca “su contribución en proyectos específicos cuya meta consiste en combatir el hambre y reducir la mortandad materna en el mundo”.

Por otra parte, Médicos sin Fronteras sigue emitiendo una campaña publicitaria bajo el eslogan: “si esto te duele, llama al médico” “hoy, como todos los días morirán 19.000 personas de sida, tuberculosis o malaria”. Esta acción tiene como objetivo recaudar fondos para cumplir con su misión humanitaria. Asimismo, la Organización de Naciones Unidas pidió con urgencia más de 500 millones de dólares para atender a las víctimas de las inundaciones en Pakistán que ha provocado; dos millones de desplazados, catorce millones de afectados y unas 300.000 viviendas dañadas.

Según la Organización Mundial de la Salud, cerca de 50 millones de criaturas no están inscritas en ningún registro. Se evalúa en mas de 100 millones la cifra de abortos que, anualmente, se ejecutan en todo el universo. Más de 120 millones de chiquillos carecen de los alimentos básicos. Cincuenta mil críos agonizan de hambre al día. También, uno de cada cuatro niños, menores de 5 años, vivirán los efectos de la depauperación, anemias, minusvalías, deficiencias físicas y mentales.  Por otra parte, las cifras de mortandad infantil son, en Hispanoamérica, de 31 por cada mil, en Asia Meridional de 89 por cada mil y en África subsahariana alcanza hasta el 169 por mil. Casi son 25 millones los menores de 18 años que residen en granjas de refugiados, recogidos de las conflagraciones bélicas. Se estima en unos 16 millones los chavales huérfanos; en una cuarta parte por el virus de la muerte, el sida. El 80% de ellos habitan en África.

Se estima también en 400 millones los chiquillos esclavos, bajo el despotismo de la explotación. Entre ellos se cuentan: los críos encadenados a trabajos forzados; en la agricultura, en yacimientos, en minas, en industrias y como esclavos de terratenientes. Son ya 500.000 niños reclutados como soldados. Cerca de dos millones de chiquillos son utilizados sexualmente. Por último, en el informe que la FAO edita anualmente bajo el título: “El Estado de la Inseguridad Alimentaria en el Mundo”, se asevera que “comer es un derecho fundamental de la Humanidad. El hambre es una afrenta a la dignidad humana”.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.