Kamala Harris la frescura a la política de EEUU

Lo que acaba de ocurrir con el acceso a la vicepresidencia de Estados Unidos por parte Kamala Harris, (la abogada y política demócrata), es el acceso a un puesto real de poder. Es decir, rompió los techos de cristales que tenemos las mujeres para acceder al poder real, ya sea en un puesto de trabajo o como en este caso en la función política. Vino a quebrar los parámetros de acceso al poder político que tenía EEUU, con respecto a la mujer.

Durante años construyó una imagen pública muy sólida. Está preparada, con una formación académica, trayectoria laboral y política. En el 2003 fue elegida fiscal del distrito de San Francisco. En el 2010 fue fiscal general por California, en el 2014 reelegida. Cuando fue senadora invirtió en construir su imagen en las redes sociales, en especial por Facebook. Se muestra cercana al ciudadano de a pie, a los problemas cotidianos. No reniega de sus orígenes, se siente orgullosa de ellos.

Kamala como vicepresidenta de EEUU accedió al poder real

En sus redes se muestra con buen humor, natural, con su carácter muy fuerte. Kamala es una mujer con carisma. Que en el momento justo tomó las causas transversales adecuadas a toda la sociedad, como Metoo. Como senadora envió a sancionar el paquete de leyes para prevenir, evitar y terminar con el acoso sexual en el ámbito laboral. “Si Metoo termina sin un cambio significativo en nuestras leyes, entonces le habremos fallado no solo a las mujeres valientes que se han presentado a declarar, sino también a la próxima generación de mujeres que ingresarán al mundo del trabajo”, afirmo Kamala cuando presentó el proyecto al congreso.

Kamala envió como senadora un paquete de leyes para prevenir, evitar y terminar con el acoso laboral, #Metoo

Es una mujer muy aguerrida, ha tenido siempre una postura crítica con respeto a varios funcionarios de Trump, en cuanto a su gestión de gobierno. En el inicio de la carrera presidencial se enfrentó y fue critica con Biden, disputando el poder real a la carrera presidencial.  

Si en pleno siglo XXI, recién llega una mujer a la vicepresidencia de EEUU, es por una cuestión cultural universal el impedimento de la llegada de las mujeres a puestos reales de poder, todavía se discute esto en muchos lugares del mundo y este país tampoco era la excepción.

Todavía en muchos lugares del mundo se discute el acceso de la mujer al poder real en la función pública

La elección a ser candidata a vicepresidenta no fue aleatoria, buscaron movilizar votos de minorías, de excluidos, de mujeres aguerridas y justo en un Estado como California, donde históricamente los votos eran adversos. En las elecciones los votos los consiguió.

Kamala es autora de libros sobre género y sobre la niñez. Ha ocupado puestos reales de poder, y que le queda en su futuro inmediato, es seguir demostrando. Debe demostrar gestión en su nueva función pública.

La sociedad aún ante un hombre y una mujer para ocupar un puesto público prefiere al hombre. Al hombre no se le cuestiona si este tiene o no capacidad para desempeñar esa función, a la mujer sí. Ese cuestionamiento muchas veces va más allá de la función pública que va a cumplir.

La mujer siempre debe demostrar capacidad en la función pública

El camino que tiene Kamala para algún día ser la primera mujer presidente de Estados Unidos, es seguir demostrando. El rol que nos toca a las mujeres hoy es seguir demostrando, es una cuestión cultural y generacional. Las futuras generaciones de mujeres, tienen otro chip, donde este paradigma cae por desuso. La cultura del machismo se va revirtiendo. Lamentablemente si aún existe es porque muchas mujeres son machistas, y les gusta vivir así, no se lo cuestionan, y aceptan los beneficios que pueden obtener para progresar en su economía y socialmente.

El día que las mujeres seamos más empáticas con nosotras habremos logrado el verdadero cambio.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.