¿Ya tenemos las cuatro Españas?

¿Ya tenemos las cuatro Españas?

¿La primera, la izquierda no moderada; la segunda, la derecha no moderada; la tercera, los secesionistas moderados y no moderados; la cuarta, la izquierda y la derecha moderada?

¿Ya tenemos las cuatro Españas?

¿Aunque los procesos no son similares, a nivel histórico, ya tenemos en el horizonte, una enorme vulnerabilidad e incertidumbre y temor y miedo…?

¿Olvidamos que en el siglo diecinueve tuvimos tres guerras carlistas, en el siglo veinte, no hay que recordar lo que sucedió? ¡Que yo sepa, ninguna sociedad-país-Estado de Europa, en estos dos últimos siglos ha tenido cuatro guerras civiles…!

¿Cómo soy un libreobservador y un librepensador, puedo, sin intención de crear acritud en ningún individuo y colectivo, pensar y observar y razonar lo que crea es verdad o verídico o real…? ¡Eso es lo que he hecho siempre, sin intentar ofender a nadie, y por eso, he pagado un enorme precio, a y en muchos sentidos…! ¡Ese es el oficio del pensador, observar y analizar y razonar y argumentar libremente, o lo más libremente posible, teniendo en cuenta, los hechos y los datos y los conceptos, y no sus intereses, conscientes e inconscientes…!

¿Por tanto, aunque pocos lo indican, debo preguntar y preguntarme, si el pueblo, una gran parte del pueblo se ha equivocado, o se está equivocando en sus planteamientos teóricos y prácticos en las cuestiones sociopolíticas, sin contar ahora las psicológicas, morales, sociales, culturales, espirituales…?

¿Unos, por unos motivos, otros por otros…?

¿Al final, el esquema hegeliano-marxiano, es aplicable, la acción crea una reacción, que puede ser contradicción o un contrariedad, que a su vez produce una escala de contrarios? ¿La tesis crea una antitesis, y al final, no suele existir una síntesis, sino otra tesis más radical, que a su vez, crea otra antitesis más radical, y quizás al final, la síntesis…? ¿Al final, la síntesis o la hecatombe, pasando por sucesivas crisis que se pueden encabalgar como las sinfonías, unas voces con otras, unos sonidos con otros…?

¿En vez de mirar, hay que preguntarse, hacía el futuro, una parte del pueblo, debemos aceptar la realidad, en vez de mirar hacia el bien de los biznietos, las flechas enormemente dolorosas del pasado, han incidido y ha entrado en el presente…?

¿A unos, que les hicieron los otros, tal cosa, a los otros que les hicieron los unos, otra tal cosa, y eso se ha heredado hasta los nietos y biznietos, ciertamente, ya con los relatos-historias muy mermadas-condicionadas-tergiversadas-orientadas-manipuladas-interesadas…?

¿Ante eso, otra vez, el dolor-angustia-inquina-rencor, por parte de unos y de otros, y al final, otra vez, el temor, el temor a unos o a otros, el temor de unos y de otros…? ¿El temor es la gran causa de todo lo que está sucediendo o lo que pueda suceder…? ¿Ante las radicalizaciones vienen los temores, vienen los fantasmas y fantasías del temor, el temor de unos frente a otros, de los segundos frente a los primeros, creándose escaladas y laberintos de temores? ¿Y los temores son difícilmente controlables, porque los temores crean fórmulas de solución simples y sencillas, pero radicales, y no moderadas…? ¿Eso es lo que muestra y demuestra la historia casi siempre…?

¿Qué hacer ahora, con un partido de fútbol, no ya de dos grandes equipos, o si se quiere tres, si se cuenta el público, sino de diez o doce…? ¿Seis nacionales, seis regionales…?

¿Si hay opciones y perspectivas y ópticas tan diferentes y contrarias y contradictorias en puntos esenciales, cómo se van a poner de acuerdo, un mínimo común, entre los seis grandes equipos nacionales, y entre los diez o doce, nacionales y regionales…?

¿Hasta la saciedad, he recordado en estos últimos cuatro años, que a mí se me enseñó en Historia, que una de las razones del fracaso de la Segunda República, es la enorme cantidad de partidos en las Cortes…? ¿Ciertamente existieron otras razones y otros motivos y otras causas, pero una esencial fue ésta, y aquí habría que recordar a Unamuno y Ortega, que tanto hicieron porque viniese la República, y después se dieron cuenta, las enormes contradicciones e intereses entre unos y otros…?

¿Porque vamos hacia la escasez-necesidad-hambre-crisis, o las palabras que quieran, y estas al final, crean más convulsiones sociales y políticas, y por consecuencia, más hambre-necesidades no satisfechas, y a más hambre más radicalizaciones y a más radicalizaciones, las hecatombes posibles vislumbradas en el horizonte, quizás no a corto plazo, pero si a medio plazo…?

¿Pueden entre tantas ópticas diferentes, ponerse de acuerdo, para mirar hacia un horizonte de esperanza hacia el futuro, para situarse en una óptica de posibilismo o de mal menor?

¿Pueden los líderes, y no solo las formaciones sociopolíticas y todos sus engranajes, y no solo el pueblo y todas sus inquinas y temores, filias y fobias, darse cuenta, que hay que intentar, que esta sociedad no caiga en el peligro de la balcanización?

¿Qué el hambre traiga la balcanización, que el hambre traiga la radicalización, que la radicalización y el hambre y la balcanización traigan la hecatombe, otra vez, la hecatombe, y eso sin contar las enormes presiones e intereses, que pueden venir de fuera y de dentro, que están esperando para quedarse con la presa…?

¿Porque entre tantos temores existentes, estamos frente a esa realidad en el horizonte, podemos decirlo o no, pueden desearlo o no, gustarnos o no, pero ese es el gran peligro, entre otros, que al final, de la partida terminemos en la balcanización-hambre-hecatombe…?

¿Otra vez, en otro conflicto, combinaciones de varios conflictos paralelos…? ¿Porque llevamos años, no meses, años, de que la situación empezó a agravarse, y un acontecimiento, por lo general, es más grave que el anterior, cada mes recibimos un nuevo dato más preocupante que el anterior, y se van acumulando…? ¿Crisis social, crisis económica, crisis política, crisis moral, crisis espiritual-religiosa, crisis…?

¿La gran izquierda moderada y la gran derecha moderada, serán capaces de ponerse de acuerdo, ambas y sus líderes y sus gestores, y sus ciudadanos, para de una vez para siempre, se pongan de acuerdo, no solo en cuestiones o temas de Gobierno, sino también en cuestiones y temas de Estado, o de Gobierno-Estado…?

¿La izquierda y la derecha moderada, que la mayoría de esos votantes y ciudadanos solo quieren vivir o medio vivir, seguir existiendo, y que el resto de las otras tres Españas, no les metan en algún conflicto grave? ¿Se pondrán de acuerdo, los ciudadanos y los votantes y los líderes y los equipos de gestión de la izquierda moderada con la derecha moderada, para romper este nudo asiático que está ya en el horizonte y que Alejandro Magno cortó…?

¡Sólo existe un camino, que es la paz, la paz interior de cada sujeto, la paz social y política, la pax romana, ahora la pax hispánica, y esos dos tipos de paz, la paz interior de los individuos y colectivos e ideologías, y la pax sociopolítica, son los que crean los ríos de leche y de miel, como nos diría la Biblia, esos dos tipos de paz crea el pan, es decir, la riqueza, la riqueza en todos los sentidos, sociales, políticas, económicas, culturales…!

¡La paz es el gran bien, porque de la paz, nacen todos los bienes, y se pueden resolver pacíficamente todos los errores, de la no-paz, aunque sea basándose en grandes ideales, nacen, enormes males, males en casi todos los sentidos…!

¿¡No sé, por qué y para qué, he escrito este modesto artículo, cuándo, cuándo nadie lo va a oír, cuándo no va a servir de nada, ni para nada, ni para nadie, porque lamentablemente, parece que las espadas ya están en el aire, ya se han desenvainado…!?

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.