Libro de Artista-Mural: “Poemas. Federico García Lorca de Cañete de las Torres”

Libro de Artista-Mural: “Poemas. Federico García Lorca de Cañete de las Torres”

Este libro o libro de artista o libro mural o libro objeto, ejemplar único, libro único titulado: Poemas. Federico García Lorca de Cañete de las Torres que está en donación gratuita de la colección del Museo Histórico Municipal de Cañete de las Torres, Córdoba.

Esta obra se titula: “Poemas. Federico García Lorca (17) (HilVic) (M.A.) de Cañete de las Torres.” Consta de 113  hojas numeradas y firmadas, tamaño cartulina, 65 por 50 cms., pintadas por los dos lados. Contiene fragmentos de poemas de Federico García Lorca. Ha sido realizado entre el 03 de enero del 2017  hasta el 24 de marzo del 2017 en Cr. Además firmada al final y certificada el 24 de marzo del 2017 en CR. Además contiene unas tapas de un tamaño un poco mayor, pintadas por los dos lados. Todas las hojas están firmadas y fechadas por uno de los dos lados.

– Esta obra tendría estos cuatro niveles mínimos de interpretación:

Es un libro de artista, ejemplar único, libro iluminado, libro único, libro objeto, siguiendo el género de esta forma de arte, por tanto, con sus hojas, etc., – como una especie de los antiguos libros manuscritos y miniados o libros iluminados…-.

Podría ser perfectamente un mural situándolo hipotéticamente entre cristales, y por tanto ser un cuadro-mural, visto por los dos lados, por ejemplo, dándole diferentes estructuraciones… según la cantidad de papeles u hojas se pongan en una dirección y otra. (Así tendría un tamaño solo visto por un lado de un cuarto del mural del Juicio Final de Miguel Ángel).

Teniendo en cuenta, toda la multiplicidad de visiones-perspectivas que ofrecen los manifiestos artísticos, que les indiqué… pero esto es ya más complejo de explicar aquí. Instalación, etc.

Como obra de Arte total y Obra Total. Véanse manifiestos artísticos del autor.

– Entendemos el arte o las artes, pero el arte plástico como meta-arte. El arte es algo que tiene forma o color o palabras, y dicen o expresan lo que indican, pero ese es el primer plano. Todo arte, todo gran arte, todo pequeño arte, tiene otros significantes y significados y contenidos y continentes detrás de todo ello, después de todo ello.

Como durante siglos se ha indicado, Dios es como una tarta, y cada uno toma o saborea lo que quiere o desea, afirmación que teológicamente no sería muy exacta, porque cae en un semipelagianismo o un voluntarismo, que ahora no se puede explicar. Pero que son aplicables, por analogía también al arte.

Dicho de otro modo, toda obra de arte, digamos maestra o clásica o genial, tiene diversas dimensiones-perspectivas-capas-horizontes-ópticas, y todas están en ellas, y la historia y los humanos, individual y colectivamente, según el fragor de la historia, la acumulación de hechos y conceptos y teorías se van añadiendo. Es como si el tiempo fuese obteniendo nuevas esquirlas de esa pieza. Es evidente, el Quijote, se suele decir, que cada siglo lo interpreta de modos diferentes. Podríamos aplicar lo mismo a las Meninas o a la Capilla Sixtina o Altamira…

Por tanto, tenemos al menos dos estratos en una obra de arte, que son más, el entendimiento-comprensión que un sujeto, hace frente a esa obra de arte, sujeto individual o colectivo o social, y el segundo nivel, son todos los significantes-significados y contenidos-continentes que esa obra, está y tiene, como en una mina hay que saborear y buscar.

Puede, que exista mucho arte actual, que con la tendencias de las estéticas actuales, sean, con todos los respetos meros decorativismo, pero puede que estemos frente a obras, que llevan en sí, una multiplicidad potencial y real de conocimientos e ideas y preguntas, no solo en el campo plástico, ni solo en el estético, sino con los lenguajes de su arte, de su género, de su tendencia, que al final, es lo mismo, está intentando abrir campos y caminos estéticos antropológicos, estéticos psicológicos, estéticos sociales, estéticos metafísicos, estéticos religiosos, estéticos conceptuales, y en multitud de otras áreas de la realidad.

Siempre se ha indicado, que una obra de arte, sea de la época que sea, sea del arte en concreto que sea, sea de la tendencia o el ismo o el movimiento o el género o subgénero, es lo mismo. Da lo mismo o casi lo mismo. Lo que importa es lo que encierra en ella misma. Y en segundo lugar, también siempre se ha indicado, que una obra de arte, tiene como dos firmas, dos sanciones, es decir, la firma y la autoría del autor, que a su vez, es un seguidor de múltiples tendencias y siglos, por eso denomino que el autor no es creador, sino simplemente “artesano”, en este caso artesano de arte actual. Y en segundo lugar, la firma de la sociedad, sea crítica, generaciones presentes y futuras.

Si se producen la sanción positiva de ambas firmas, la del autor y la de las generaciones presentes y futuras, esa obra, pasa a ser o estar en el acervo de la gran cultura, porque es como grandes espejos que nos muestran y nos enseñan algo de nosotros mismos. Algo de lo que somos, no solo por dentro, sino por fuera.

Para terminar, esta obra que comentamos, con la modestia y humildad que se requiere, si se cuida y se mantiene de forma correcta y unida, sin degradarse y sin deteriorarse, esta obra, aunque la firma, no tenga importancia en el ranking mundial, esta obra, es en sí, una obra maestra, que puede se clásica, por la enorme y multitud de cantidad de significantes y significados y contenidos y continentes que dispone… ¡Es cosa de ustedes que empiecen a descubrirlos, a la luz de la misma obra, a la luz de los Manifiestos artísticos del autor…! ¡Paz y bien!

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.