Proverbios XXIII de Juan de Portoplano

Proverbios XXIII de Juan de Portoplano

Se cuestionaba una y otra vez, si una sociedad equis pasa de alimentarse con el sistema de palabras escritas, a una sociedad con imágenes y sonidos, cómo se cambiará sus redes neuronales por dentro y desde dentro. Cómo cambiaron las redes neuronales del paso de una comunicación con el lenguaje oral al libro impreso en miles de copias…

– ¿A veces, da la sensación que hay poderes ideológicos y fácticos y sociales, quieren que el pueblo deje de tener una creencia ética y moral tradicional, derivada de siglos, y adaptada al mundo de hoy?

¿Si esto fuese así, qué beneficios obtendrían de que una parte importante de la población no creyese, ni teórica, ni en la práctica los grandes principios morales que durante siglos se ha creído, y sus prácticas…?

¿Unos, tendrán unas razones o causas o motivos o fines, otros tendrán otros? ¿Pero, además de aquellos que quieren que desaparezca una moral tradicional adaptada a hoy, aquellos que quieren que disminuya la influencia del cristianismo en occidente, aquellos que creen que sin una moral ordenada, es más fácil controlar a los empleados en las empresas y a los pueblos en general…?

– Decía aquella persona, yo, toda la vida colaborando en acciones sociales por el bien de la sociedad, con un nombre o con otro, muy modestamente pero colaborando, y después te encuentras, con que unos y otros, te engañan o intentan, mentir, manipularte, calumniarte de una manera u otra, no todo el mundo, pero si suficiente número de personas?

– ¡Nunca he entendido nada…!

– Le dijo una persona a otra, hace muchos años: “Convéncete, que los que nos dedicamos a la investigación y creación cultural, y no estamos en el profesorado, la sociedad no te valora en nada o en casi nada”.

Y le pregunto la otra persona: “¿Por qué?

“Es sencillo, tienes un vecino, y se enteran que se dedica a la investigación biológica, para la cura del cáncer, y todos lo valoran, aunque nunca llegue a ningún resultado. Pero tú, y yo, y muchos nos dedicamos a la creación e investigación cultural, que afecta a multitud de realidades y campos, y, que es la base de casi todo, pero nadie nos da, ni siquiera una mínima importancia”.

– ¿La lujuria de deseo o de palabra o de acto es uno de los males o errores morales más extendidos en el mundo?

¿¡Existe el deseo ordenado sexual, la palabra ordenada sexual y el acto sexual ordenado?!

– Nadie puede negar que comer cien gramos de jamón es bueno, si la dieta lo permite y la salud, pero nadie negará que comer de una vez un kilo de jamón es malo, por consecuencia en todos los actos humanos y actos del hombre, tiene que existir la racionalidad correcta, la buena voluntad, la bondad, el fin correcto y la libertad, para que el “acto equis sea el adecuado”, según el acto en sí, circunstancias, estado de las personas, proporción, cantidad, calidad, etc.

El grave problema de hoy, es pensar que “el ser humano puede realizar cualquier acto”, solo, a lo sumo con que dos estén de acuerdo. O, uno consigo mismo.

Pero existe un principio de salud biológica, salud psicológica, salud moral, salud espiritual. Por lo cual, todo acto, no es suficientemente bueno y correcto.

– A veces, un dolor-tristeza-pena-angustia, no te permite ver y percibir otro dolor posible que se te viene encima, y no tomas la solución y respuesta correcta y adecuada… ¡Y al final, tienes el primer dolor más el segundo, el primer sufrimiento más el segundo…!

– Puede, que existan personas con los años se vayan haciendo mejores moral y espiritualmente, a y en otros sentidos también, pero en general, da la sensación, que con los años las personas se van haciendo mejor en “cuestiones instrumentales”, pero no a niveles morales y espirituales, salvo excepciones. Lo que se aprenden es la apariencia de ser mejores moral o espiritualmente, encuentran razones y motivos, en muchos sentidos engañarse a si mismo, engañar a otros…

– ¿Pueden ideologías concretas y grupos sociales particulares, intentar que los humanos no sigan las normas morales universales mínimas, que en Occidente podrían sintetizarse en los Mandatos de Moisés, buscando apartar a los humanos de Dios o, y, piensan que así los pueden dirigir y gestionar mejor, o así, existe más consumo cultural, de unos bienes o servicios u otros…?

La gran atracción por la playa, no solo es por el calor y el baño y la natación y el descanso, sino que tiene componentes sexuales, o al menos de deseos sexuales muy importantes.

El de Portoplano se preguntaba ya en la recta final de su existir, aunque no sabiendo ni el año, ni el día, si había valido la pena haber dedicado tanto esfuerzo al observar, pensar, analizar, escribir, para intentar encontrar algo más de la realidad, y expresarlo, en alguno de los lenguajes y metodologías humanas. Se preguntaba, que quedaría de tanto esfuerzo, como cada mes y año y sol y luna y día y noche y amanecer y anochecer había realizado. Se preguntaba, si todo ese enorme esfuerzo perduraría dentro de cien años, de diez generaciones de los humanos…

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.