El libro más antiguo del mundo: Instrucciones de Shuruppak

El libro más antiguo del mundo: Instrucciones de Shuruppak

Se data aproximadamente en el 2.600 a.C., como Las Instrucciones de Shuruppak Instrucciones de Suruppak, hijo de Ubara-tutu, dentro de los libros sapienciales sumerios.

Algunos autores los consideran precursores de los Diez Mandamientos y del Libro de la Sabiduría o de los Proverbios bíblico. Recordar que Shuruppak es una antigua ciudad sumeria, origen del héroe sumerio del diluvio.

Aunque el documento-escrito más antiguo que se considera existente es la Tabla Narmer, del 3.050 a. C., es una placa de pizarra o esquisto verde, con un tamaño de 61 cms por 12 cm. Por lo cual, nos plantea, que quizás la “invención-diseño de la escritura tiene distintos padres-madres”, solo contando con el Oriente Medio o Próximo, sin contar la historia del Lejano Oriente.

Literatura sapiencial

En síntesis y boceto la evolución de la escritura seria en primer lugar, signos o signos palabras o signos símbolos o signos conceptos o signos ideas, que pueden tener varios miles de años de la creación-invención-diseño de la escritura. Segundo, estaría, diríamos la invención de ésta con varias interpretaciones, una es la creación o modulación en arcilla, con volumen o tablillas de signos que simbolizaban cifras de cantidades comerciales, y, tercero, los primeros textos escritos, sobre piedra o pizarra o arcilla (con una temática política o diplomática, religiosa-literaria, histórica, etc.).

Por tanto, nos encontramos con el texto que comentamos que entra en lo que se denomina literatura sapiencial. Que por lo general es un diálogo entre dos personas, y, el uno, el maestro o preceptor o padre o gobernante ofrece al interlocutor, que puede ser su hijo, discípulo, etc.

La literatura sapiencial ofrecería las primeras normas, por lo general, morales o, y espirituales-religiosas o, y jurídicos, pero también de carácter sociopolítico, para que los humanos puedan vivir y existir en una unidad cerrada, que es la familia, que es una ciudad, o una ciudad-Estado.

Los humanos han sido conscientes muy pronto, de que para que podamos vivir en sociedad-comunidad, deben existir leyes-normas intimas, pero también intrapersonales, entre personas, en una sociedad, o dicho de otro modo, que el sistema jurídico-político, no es suficiente, sea cual sea, para que los hombres-mujeres puedan vivir en una relativa paz-entendimiento, por lo tanto, deben existir normas morales-religiosas, hoy diríamos éticas para que la sociedad no caiga en la anomia-anarquía moral, que en definitiva, es el comienzo de revoluciones-contrarrevoluciones internas y externas terminando con esa sociedad, sea aldea o ciudad-Estado.

Todos los imperios antiguos, Egipto, Mesopotamia, Sumeria, Israel, etc., tienen códigos morales y éticos, en mayor o menor grado desarrollados, que sin ellos, no habrían sido posible su desarrollo como civilizaciones. Cosa que hoy, tanto se necesita recordar, aplicando por analogía.

Las Instrucciones de Suruppak

En la literatura sapiencial sumeria, algunos los consideran el conjunto de escritos más antiguo del mundo (concepto que se debe entender abierto, porque suponemos seguirán encontrándose otros de su tiempo o más antiguos, cuando las miles de tablillas mesopotámicas se vayan traduciendo), sin olvidar escritos chinos o hindúes o egipcios o hititas…

En definitiva, estos textos, como hemos indicado están en ese mar combinado, de lo que hoy denominaríamos fijar normas sociopolíticas, morales-éticas, jurídicas-políticas, sociales-costumbres. En la Antigua Grecia, hablarían de enseñar virtud a los humanos.

Diríamos que son consejos-aforismos-frases sobre multitud de temas, pero que siempre entra la conducta humana, en relación con un tema, por ejemplo: En la línea 32-34.

“No juegues con una joven mujer casada: las calumnias pueden ser graves”. 

Esta frase o máxima, que puede ser la conclusión de este modesto artículo, nos puede enfrentar, diríamos, ahora en tiempos de tantos reality shows en los que parece la lujuria es el sujeto elíptico que está detrás de todo, nos puede mostrar, que la realidad del autocontrol correcto de la libido, nos diría el gran Freud, es necesario, para el correcto equilibrio personal, sino el colectivo o social. O, que el sexto y el noveno mandato de la tradición judeocristiana, es una invención o descubrimiento mucho más antiguo…

O para terminar: “Si un rey ignora la ley, su gente caerá en el caos y su país será desvastado”. O, esta que completa la anterior: “Un pueblo sin rey es como un rebaño sin pastor”. O, quizás esta otro consejo: “Hijo mío, no digas todo lo que se te ocurra, porque hay ojos y oídos por todas partes. […]”. O, ésta que diríamos refleja el tema eterno de las sociedades: “Cuando se trata de pan para otros, es fácil decir: “te lo daré”, pero darlo es otra cuestión”. O, algo que tendría en estos tiempos tanta realidad: “Una enfermedad que se queda sin médico es como una persona hambrienta que se queda sin pan”. ¿…? 

¿¡Bien haríamos todos, en leer textos sapienciales antiguos…!?

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.