Adagios XLVI de Juan de Portoplano

Adagios XLVI de Juan de Portoplano

Toda mi existencia, rumiaba el de Portoplano, me he pasado intentando encontrar un método por los cuales, las afirmaciones o aforismos o enunciados no científicos, los filosóficos y humanísticos y culturales, se pudiesen encontrar la demostración y la evidencia de la verdad. Estamos montados en un caballo lleno de irracionalidades que no podemos demostrar, con algunas verdades, que si podemos evidenciar, que denominamos científicas. La solución esencial al mundo, o una de ellas, es intentar demostrar las afirmaciones humanísticas que sean demostrables con un método preciso y universal. Si esto se consiguiese la humanidad daría un salto cualitativo.

– Me resulta pensar, si existen civilizaciones inteligentes en la galaxia, y si han venido o vengan aquí, tengan dos brazos y dos piernas. Porque la tecnología y saber que supone estos viajes, han tenido que llegar a conocimientos y técnicas que nos superan, que no podemos imaginar. Supongo.

– ¿Cómo hacer, por propia voluntad, que los humanos tengan más proporción de racionalidad y autocontrolen mejor su propia irracionalidad, individual, colectiva, social, cultural…?

– Un aforismo es un intento de coger una infinitud e incrustarlo en una limitación.

– Una nueva vida es un nuevo mundo, una nueva vida humana es un nuevo universo.

– Las palabras deben ser el reflejo de realidades, no solo de otras palabras.

– Toda nueva vida humana es una nueva esperanza y un nuevo amanecer.

– ¡Señor, Señor, que no te olvide en las alegrías, ni en las penas me olvides Tú!

– Las causas son constantes y variables que intervienen en un hecho o fenómeno o realidad, primero hay que conocer cuántas concurren, segundo, como se interrelacionan entre ellas, tercero, en qué cantidad. Por eso es tan difícil descubrir la realidad y verdad en las realidades humanas, porque siempre nos dejamos variables y constantes, siempre sus justas relaciones, casi siempre la cantidad de ellas.

– No esperas mucho de los demás, pero al menos algo.

– Tratas a los demás con la dignidad humana que merecen, no solo como objetos o intereses, esperas que seas tratado por los demás de igual manera, o al menos, en parte.

– No escribo para lucirme, escribo porque observo y pienso y analizo, y pienso que quizás algo de ello, tenga algún valor de realidad y de realidad-verdad-bondad. Por eso, lo materializo en palabras o en imágenes.

– Puede que usted no comprenda casi nada, yo a veces, creo que no entiendo casi nada.

– No es lo mismo entender que comprender, ni comprender que entender.

– Despierta, llevas unas gafas ideológicas y con ellas crees que percibes toda la realidad, y solo lo haces en parte, y solo con determinados colores.

– Las personas temen la cámara fotográfica del otro, temen la fotografía que puedan hacerles el otro.

– Hago fotografías de cosas pequeñas, casi siempre materiales, que reflejan cosas de la realidad de la naturaleza, de la realidad social, de la realidad humana. Porque en mi ciudad, no se puede hacer fotos a otras personas.

– Nunca he entendido el mundo, ni la naturaleza, ni la sociedad, ni a los humanos, por eso los observo, analizo, estudio, y después algo de todo ello lo redacto en palabras o en imágenes.

– Todo el mundo cree saber mucho, cuándo ignora mucho, quién cree que ignora mucho, puede que sepa algo.

– Para mí, el otro ser humano no es un adversario, aunque suponga él o ella que tiene otras ideas. Simplemente es otro ser humano con otras ideas. Que en el fondo, solo algunas serán diferentes, otras serán semejantes.

– Un ser humano es casi un infinito, aunque no es Dios, por consecuencia, debe cuidarse porque puede caer en una escala muy profunda de mal y de males, o una escala muy alta de bien y de bienes. Tiene que cuidar su cuerpo-mente-alma, para hacer crecer el bien y la bondad, cada uno según sus circunstancias y estado de vida, según la legalidad y la moralidad vigente.

– Me pregunto si Gracián y otros grandes moralistas, apreciarían mis escritos y los conceptos que expreso, me pregunto, si los valorarían… ¡Al final, son tomados la mayoría de ellos!

– Muchos suelo sueñan con la originalidad y la creatividad, y a lo sumo, pondrás un uno por ciento, lo demás, es tomado de unos lugares y otros.

– Desean ser genios o genias en alguna actividad humana, quieren ser superdotados o superdotadas, y no saben lo que es cargar con esa carga.

– No te sientas superior a ti mismo, ni te sientas inferior a ti mismo, intenta con el tiempo y el verdadero conocimiento sentir y pensar que eres un ser humano, que debe limar sus defectos y sus errores, pero que también tiene verdades y bondades.

– Si alguien pretende ensalzarte mucho, no te lo creas, si alguien pretende ningunearte mucho no te lo creas. Eres un ser humano con verdades y bondades y errores y maldades. Intenta incentivar lo bueno y lo verdadero, y hacer disminuir lo malo y lo negativo y el error.

– Si quieres buscar la verdad y la bondad, sé prudente, en tus palabras, en tus creencias, en tus conceptos, en tus actos. Que vaya aumentando la capa de verdad-bondad, y disminuyendo la capa de error-maldad.

A los seres humanos, pensaba el de Portoplano de regreso a su cubil-casa-vivienda-hogar, hay que enseñarle y cada uno tiene la obligación de aprender y aprehender conceptos verdaderos, pero si éstos son sobre cuestiones prácticas y morales, enseñarles como conseguir en la vida real esos conceptos éticos. Es decir, hay que enseñar que es el bien, pero también como conseguir ese bien, enseñar que la ebriedad es mala y negativa, moral y en otros campos, pero también, como no caer en los estados de ebriedad, o como salir de ellos. Hay que enseñar y aprender ambos estados de la realidad…

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.