SENAVITAT: fuente del crecimiento y desarrollo sostenible en el Paraguay

SENAVITAT: fuente del crecimiento y desarrollo sostenible en el Paraguay

En abril, 2014, tuve el privilegio de entrevistar el Arq. Francisco Gustavo Knapps Huber, Ministro – Secretario Ejecutivo de la Secretaria Nacional de la Vivienda y el Hábitat (SENAVITAT) en el Gobierno del Paraguay.  Arq. Francisco Knapps es Arquitecto por la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional de Asunción y Licenciado en Planificación Regional por la Universidad Técnica de Karlsruhe de la República Federal de Alemania. Participó en varios cursos de capacitación y fue expositor en congresos, bienales, foros y seminarios, relacionados especialmente a los temas de política habitacional, viviendas populares, desarrollo urbano, planificación y gestión, a nivel nacional e internacional. Desde el agosto 2013, es el titular de SENAVITAT. Esta cartera, desde su fundación en el 2010, ha tenido, y sigue brindando un impacto positivo hacia la implementación de proyectos que mejoran las condiciones de vida en cada ciudadano y aportan para el desarrollo sustentable del Paraguay.

El enfoque de nuestra conversación fue sobre las familias paraguayas que no tienen casa propia y presentan carencia habitacional.  Tomando en cuenta las informaciones del documento “Déficit habitacional en el Paraguay” del año 2009, elaborado por el Consejo Nacional de la Vivienda (CONAVI – actual SENAVITAT) y la Dirección General de Estadísticas Encuestas y Censo (DGEEC), sobre la base de datos censales del 2002, estos datos muestran que para superar el déficit habitacional en Paraguay falta generar aproximadamente 800.000 soluciones, para algún tipo de problema relacionado a la vivienda. En ese año el déficit total representaba el 73% del total de viviendas ocupadas censadas estimadas en 1.098.005. El déficit cualitativo, referido a requerimientos de ampliación, mejoramiento o ampliación y mejoramiento de la unidad habitacional, ascendía a 705.298 viviendas (88% del total). Estas cifras muestran que los déficits son predominantemente cualitativos, tanto en el área urbana como en el área rural. Es interesante indicar que la demanda de mejoramiento de vivienda es la parte importante del déficit cualitativo (517.713 viviendas que representan el 73% de dicho déficit).

En el PLANHAVI, teniendo en cuenta que aún no hay datos del Censo de Población y Vivienda de 2012, se realizó una proyección lineal según la cual esta cifra de requerimientos habitacionales de 800.000 soluciones, pudo haberse ampliado en el año 2014 a 1.250.000 soluciones habitacionales aproximadamente, de las cuales unas 1.100.000 corresponderían al déficit cualitativo (ampliación, mejoramiento, ampliación y mejoramiento) y unas 155.000 al déficit cuantitativo (nuevas viviendas).

Así mismo, el PLANHAVI conceptualizó la noción de déficit habitacional crítico, a través del cual priorizó el núcleo duro de la problemática global, esto es, la suma de demandas de “ampliación y mejoramiento”, por una parte y de “nuevas viviendas”, por la otra. Desde esta focalización y en función de los análisis precedentes, en el 2011, el déficit crítico afectaba a más de 360.000 hogares.

Indistintamente de la magnitud real del déficit, es importante tener en claro que este déficit se concentra en vivienda de baja calidad o con problemas de servicios sanitarios, por lo que se trata, fundamentalmente, de un déficit cualitativo. En este contexto, la problemática de la vivienda es compleja y de difícil solución en el país debido a las limitaciones de recursos del Estado y al bajo nivel de ingresos de una parte importante de la población.

Los recursos presupuestarios de SENAVITAT destinados a la ejecución de viviendas, provienen fundamentalmente de recursos del Tesoro nacional. Para el 2014, la institución tiene un presupuesto de G. 560.000 millones, distribuidos en programas, en los que la mayor parte de los recursos, unos
G. 200.000 millones, van destinados al Fondo Nacional de la Vivienda Social (FONAVIS), uno de los de mayor amplitud y alcance. El mismo funciona con un sistema de subsidio directo, que se complementa con ahorro del beneficiario y un crédito hipotecario, en caso que sea necesario. El grupo meta que abarca este fondo es la población en pobreza y extrema pobreza (nivel de mayor subsidio) hasta llegar a familias con ingresos de hasta cinco salarios mínimos. El subsidio es hasta el 95% del valor de la vivienda, para familias de escasos recursos.  El FONAVIS es uno de los programas más importantes del sector y probablemente representa el 50% del presupuesto ejecutado de 2013.

Este año se cuenta además con fondos provenientes de una donación realizada por la República de China – Taiwán para la ejecución de 4.500 viviendas en los próximos 5 años, destinadas así mismo a familias de escasos recursos.  SENAVITAT recibe también fondos del Mercosur, a través del “Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur (FOCEM)”, para su programa habitacional “Mercosur Roga”.

El presupuesto asignado a SENAVITAT si bien ha tenido un crecimiento desde su creación en el año 2010, sigue siendo insuficiente ante la magnitud del problema.

Es así que esta Institución busca que se amplíe su presupuesto para construir 29.359 soluciones habitacionales en el 2014 (incluyendo la terminación de las 8.585 viviendas que están sin terminar). El presupuesto original del 2014 incluye la construcción de 6.532 soluciones habitacionales nuevas, y se busca una ampliación presupuestaria para construir 14.242 soluciones habitacionales (incluyendo 1.200 para este año con fondos de una donación de China Taiwán).

La SENAVITAT tiene en marcha el Proyecto “Mercosur Róga” con recursos del Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur (FOCEM).  A esto se suma el proyecto de construcción de 1.196 viviendas para este año, denominado “Che Tapýi”, en fase de cierre del proceso licitatorio y que será posible mediante una donación del Gobierno de la Republica de China – Taiwán, de un monto de 71 millones de dólares americanos, a ser desembolsados en 5 años, del cual 19 millones serán utilizados para el presente año 2014.

El Ministro Knapps añadió: “SENAVITAT tiene muchos desafíos de gran complejidad y pasan por la conducción y administración de diversos aspectos, de cara a responder a los requerimientos habitacionales de la ciudadanía con transparencia, honestidad, y procesos de producción habitacional con integralidad y calidad, en un contexto como el señalado en apartados anteriores de este material. En esta tarea, reviste especial importancia para la consecución de los objetivos establecidos la coordinación con actores del Gobierno central, local, sociedad civil y organismos de Cooperación Internacional, con los cuales se mantiene una vinculación regular de manera a articular las políticas públicas así como incrementar la participación de los posibles beneficiarios a los cuales se intenta incorporar en los procesos relacionados al acceso a su vivienda.”

Para ello se cuenta con importante apoyo del Poder Ejecutivo y el compromiso de toda la SENAVITAT e instituciones aliadas, que de manera decidida están orientados a enfrentar y mejorar las condiciones deficitarias existentes para tantas familias paraguayas en el campo de la vivienda y el hábitat en el país.

El PLANHAVI plantea la meta de aproximadamente 290.000 soluciones habitacionales a ser generadas desde el sector habitacional para el 2020, lo que implica que entre el 2012 y el 2020 la SENAVITAT debería ampliar progresivamente su presupuesto, para pasar de un estimado de 5.000 soluciones habitacionales (nuevas viviendas y acciones de mejoramiento y ampliación) a 50.000 por año, en relación además con el crecimiento estimado de la población y los hogares. Esto significa, así mismo, la generación de importante cantidad de empleos, para mano de obra no calificada en el país.

Según las estimaciones realizadas en dicho Plan, el déficit de viviendas con demandas de ampliación y mejoramiento ascendería para el 2020 a más de 316.000 hogares, mientras que el de nuevas viviendas a más de 190.000 viviendas. En contrapartida, las acciones previstas plantean la producción de más de 142.000 nuevas viviendas y alrededor de 150.000 acciones de ampliación y/o mejoramiento. El déficit habitacional crítico, proyectado para el 2020 ascendería a unas 506.358 unidades habitacionales, el cual se plantea reducir a 209.358, lo que representaría una disminución del 59%.

Según el Ministro Knapps Huber, “en el corto y mediano plazo se propone dar énfasis a las demandas críticas, particularmente las provenientes de aquellos territorios y grupos en situación de alta vulnerabilidad. El escenario de largo plazo, además de atender a los territorios y grupos críticos, priorizaría a los municipios que cuentan con planes de regulación del uso de suelo, de modo a incentivar, desde el Gobierno central, la adecuada localización de las unidades habitacionales y el fortalecimiento de la acción municipal en materia de desarrollo local. La mitigación de la problemática habitacional presenta grandes desafíos y complejidades, y requiere el decidido compromiso de muchos actores del sector público, privado, la academia, Cooperación Internacional, entre otros.”

De cara al logro de este objetivo, en la actualidad SENAVITAT administra los siguientes programas de vivienda: (i) Fondo Nacional de la Vivienda Social (FONAVIS), (ii) VY’A RENDA, (iii) Pueblos Originarios, (iv) Viviendas Económicas, (V) Coordinadora Ejecutiva para la Reforma Agraria (CEPRA), (vi) Crédito Hipotecario, (vii) Fondo de Créditos para Cooperativas (FONCOOP), y (viii) MERCOSUR RÓGA-FOCEM. Aparte de estos ocho programas de vivienda tiene un programa de mejoramiento de barrios y un esquema llamado Mi País, Mi Casa que busca facilitar el acceso a una solución habitacional a los connacionales repatriados a través de los ocho programas de vivienda antes mencionados.

La SENAVITAT, a partir de la propuesta de Política Habitacional en proceso de construcción y del Plan Nacional de Hábitat y Vivienda del Paraguay (PLANHAVI), hoja de ruta diseñada con el horizonte al año 2020 se han trazados cinco ejes de acción. En conclusión de su exposición el Ministro Knapps recalco los siguientes puntos que marcaran la hoja de ruta en los próximos cuatro años de gobierno:

  1. Incremento de la producción del hábitat y la vivienda de calidad, dirigidos fundamentalmente a sectores en situación de pobreza y extrema pobreza, en el marco del Programa Nacional de Lucha contra la pobreza “Sembrando Oportunidades”.
  2. Mejoramiento de la capacidad institucional de la SENAVITAT y articulación de políticas públicas que afectan al hábitat y la vivienda.
  3. Inclusión y cohesión social mediante el impulso a la participación de las organizaciones sociales y de la ciudadanía en general.
  4. Promoción del financiamiento habitacional y de la cadena productiva del hábitat y la vivienda de calidad, mediante incentivos que estimulen la inversión y la generación de fuentes de trabajo.
  5. La innovación y los ejes transversales de comunicación y perspectiva ambiental y territorial constituyen también ejes traspuestos.

Estos ejes están plasmados en el documento del PLANHAVI y tienen como finalidad superior la promoción de las condiciones sociales e institucionales para que los habitantes del Paraguay accedan a una vivienda en un ambiente adecuado.

Foto: SENAVITAT

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.