Rusia prohíbe las importaciones de alimentos occidentales y amenaza con prohibir los sobrevuelos

Rusia prohíbe las importaciones de alimentos occidentales y amenaza con prohibir los sobrevuelos

El primer ministro ruso, Dmitry Medvedev, informó el jueves que Rusia prohibirá la importación de alimentos provenientes de la Unión Europea (UE) y de Estados Unidos y que considera aplicar una prohibición a los sobrevuelos de las líneas aéreas europeas y estadounidenses que vuelan hacia la región de Asia y el Pacífico.

Rusia tomó estas medidas en represalia a las sanciones de Occidente contra Moscú en torno a la crisis en Ucrania. El gobierno ruso impuso una prohibición de un año a las importaciones de carne de res, de cerdo, de ave y de pescado, quesos, frutas, vegetales y lácteos de Australia, Canadá, la UE, Estados Unidos y Noruega, según lo citado por la agencia de noticias Itar-Tass respecto de las declaraciones de Medvedev.

El primer ministro informó que, por mucho tiempo, Rusia ha desistido de responder a las sanciones de Occidente. “Sinceramente espero que nuestros socios cambien y dejen de pensar en intimidar y contener a Rusia, y que se restablezca en su totalidad nuestra cooperación económica y comercial, beneficiosa para todas las partes”, dijo Medvedev.

Además agregó: “Si nuestros socios demuestran un enfoque constructivo hacia la cooperación, entonces el gobierno ruso estará en condiciones de revisar los términos de las medidas aplicadas”. Medvedev advirtió que tal vez se tomen medidas más proteccionistas en relación con las industrias de la construcción de aeronaves, navíos y automóviles y otros sectores, pero aclaró: “se hará en forma razonable”.

El primer ministro solicitó a todas las administraciones federales pertinentes que trabajen en conjunto con los representantes de las cadenas minoristas y los productores de artículos básicos para establecer un plan de acción conjunto con el objetivo de reemplazar las importaciones prohibidas y equilibrar los precios tan pronto como sea posible.

Más tarde, en una reunión informativa, el ministro de agricultura, Nikolai Fyodorov, indicó el estado podría otorgar 137 mil millones de rublos adicionales (casi 3,8 mil millones de dólares) a la agroindustria de Rusia en los próximos tres a cuatro años para impulsar la producción y una mayor participación en el mercado interno.

Fyodorov agregó que se supone que la prohibición a la importación activará un crecimiento de la producción agrícola de Rusia, ya que el volumen de producción alcanzará, según él, 281 mil millones de rublos (casi 7,7 mil millones de dólares) en el próximo año y medio. Medvedev también expresó su confianza en que Rusia logrará favorecerse de esta situación, incluso con la imposición de las sanciones de Occidente.

Mientras tanto, Moscú considera prohibir los sobrevuelos de las líneas aéreas europeas y estadounidenses hacia la región de Asia y el Pacífico, cortar el uso de las rutas transiberianas y mejorar y modificar los puntos de entrada y salida del espacio aéreo ruso para los vuelos chárter de Europa y Estados Unidos.

“Tal vez no apliquemos estas medidas de inmediato, pero el gobierno de Rusia podría tomarlas como respuesta a las sanciones impuestas por la UE sobre Dobrolet, la compañía aérea de bajo costo de Rusia, ya que dichas medidas aumentarán significativamente los costos de las líneas aéreas occidentales”, indicó Medvedev.

Dobrolet, el operador exclusivo de los vuelos entre Moscú y Simféropol, en Crimea, se vio obligado a interrumpir sus operaciones desde el 4 de agosto tras ser incluido por la UE en una lista negra el 30 de julio. Las sanciones de Occidente contra Rusia se incrementaron en medio de los incesantes enfrentamientos armados en el este de Ucrania y la creciente presión internacional para que se investigue el derribo del avión de pasajeros MH17.

El miércoles, el presidente ruso, Vladimir Putin, firmó un decreto mediante el cual prohíbe o limita la importación de productos agrícolas de los países que impusieron sanciones sobre Moscú. Esta medida constituye la primera respuesta significativa de Moscú en medio de las rondas de sanciones aplicadas por los Estados Unidos, la UE, Japón y Canadá debido a la actual crisis en Ucrania.

El jueves, en un anuncio de la Unión Europea, se informó que la UE considera que la prohibición a la importación de alimentos por parte de Rusia está motivada por cuestiones políticas, aunque más tarde Medvedev desmintió tal anuncio y lo calificó de “cínico”.

En los próximos días, la UE comenzará a evaluar las medidas y se “reservará el derecho a tomar las acciones correspondientes”.

El enviado de la UE a Rusia, Vygaudas Usackas, informó que la prohibición generará consecuencias negativas para Rusia, en especial para los consumidores comunes y corrientes, ya que casi el 40 % de los alimentos importados por Rusia provienen de la UE, según la agencia de noticias Interfax.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.